POLITICA DISPUTA CON SALAZAR

Massa y Malena corren a Redrado de su equipo

La desilusión que confesó sentir Luciana Salazar por Martín Redrado y las acusaciones de “maltrato” del hasta ahora economista estrella del Frente Renovador generaron el malestar no sólo de Sergio Massa, sino también de su mujer, Malena Galmarini, quien levanta las banderas contra la violencia de género desde la gestión de Tigre.

Malena y Massa evaluaron la repercusión de la pelea entre la modelo y Redrado, y decidieron comenzar a apartarlo del equipo económico con el que Massa se muestra semana a semana, y que el ex presidente del Banco Central comandaba. Semanas antes, ya había quedado descartada una candidatura en la Ciudad de Buenos Aires, que fue ofrecida a Roberto Lavagna.

Quien se siente más incómoda con la figura de Redrado dentro de las filas del Frente Renovador es Malena. Sucede que, desde el cargo de secretaria de Política Sanitaria y Desarrollo Humano, la mujer de Massa impulsó varios programas contra la violencia doméstica. El dispositivo DAMA (botón de pánico para casos en los que la Justicia haya dispuesto restricción perimetral ante riesgo de agresión), las fiscalías especializadas en temas de género, la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio de Violencia de Género y Abuso Sexual y un refugio que alberga a madres e hijos que sufren casos de violencia y abuso son algunas de las políticas que implementó.

La primera señal para Redrado llegó esta semana. El último jueves, Massa convocó a su equipo económico para trabajar sobre nuevas propuestas que mejoren el ingreso de los trabajadores que en la actualidad se ven afectados por el impuesto a las ganancias y decidió no llamarlo. En la foto que se distribuyó, estaban los economistas Miguel Peirano, Ricardo Delgado, Marco Lavagna, Aldo Pignanelli y Daniel Arroyo, y los diputados nacionales Héctor Daer y José Ignacio de Mendiguren.

La ausencia de Redrado en las fotos y en las reuniones será cada vez más notoria, sobre todo cuando el economista no pueda justificar su desaparición con viajes.

La pelea con Salazar ya había provocado que Massa se concentrara en ofrecerle a Lavagna ser candidato a jefe de Gobierno porteño. La próxima semana, el líder del Frente Renovador presentará la escuela de negocios que presidirá el ex ministro de Economía, quien aún no contesta si acepta o no el ofrecimiento de ser candidato. Mientras tanto, ante la posibilidad de que Lavagna se resista, Massa busca un candidato que pueda asegurarle 20 puntos en la Ciudad con perfil progresista. El líder del Frente Renovador aún no da pistas de los nombres que tiene en mente.



Rosario Ayerdi