POLITICA ENTREVISTA A NESTOR DANIEL LEONARDO

“Mauricio es autoritario, ya lo van a conocer”, dice su cuñado

El parapsicólogo estuvo casado con Sandra Macri, hermana del Presidente, quien falleció de cáncer. Fue uno de los espiados en el caso de las escuchas ilegales.

Foto:Marcelo Silvestro

“La pérdida del anonimato es de las peores cosas que les pueden pasar a las personas”. La frase, impresa en letras mayúsculas, se destaca entre fotografías viejas colocadas debajo del vidrio del escritorio de Néstor Daniel Leonardo. A un lado asoma el retrato de Franco Macri y el de su hija Sandra. La hermana del Presidente se casó con el parapsicólogo en 2004 y enfermó de cáncer. Falleció en junio de 2014. “La sigo amando”, asegura Leonardo a PERFIL en su casa de Ituzaingó. Hoy enfrenta dos batallas judiciales contra el clan Macri: una por la sucesión de su esposa y otra por las escuchas ilegales de las que fue víctima en 2008.

Por momentos sus declaraciones se contradicen con los hechos, como cuando asegura que el juez Sebastián Casanello tomó la decisión de no enviar a juicio a Macri después del ballottage, cuando en realidad fue en mayo de 2014. O cuando dice que su suegro se tomó seis años para admitir que fue él quien ordenó escuchar los teléfonos de Leonardo. Pero Macri padre tardó un año. Dijo que lo espiaba por la “seguridad de su familia” en noviembre de 2010.

—¿Cómo tomó conocimiento de que lo espiaban?
—Me llamó el secretario de Norberto Oyarbide. Estaba muy asustado, nunca tuve causas penales. Me tomaron declaración y me quedé anonadado de las cosas que me decían, de las escuchas telefónicas. Yo hasta ese momento no sabía nada. Estaba muy bien con Sandra. Incluso, en ese momento se lo comento a mi señora y no lo creía. “No puede ser”, me decía. Antes, cuando mi mujer se opera por primera vez de un cáncer de mama, ellos me ofrecieron plata para que me separara.

—¿Quién le ofreció dinero?
—Franco Macri. Yo le dije que no lo iba a hacer, que había amor, que nos íbamos a casar. El decía que por la situación en la que yo vivía me convenía.

—¿En qué año ocurrió?
—Hace más de diez años. La verdad que no recuerdo. Estoy con tanta depresión, con mucho miedo. Más ahora que (Mauricio Macri) es presidente. Hace diez días que asumió y ya me quedé sin teléfono. La línea es la misma, pero es como que están escuchando y cortan.

—¿Sigue creyendo que fue Mauricio Macri el que ordenó las escuchas a pesar de lo que admitió Franco?
—Sí. Ahora es el jefe del clan, él toma todas las decisiones. Las escuchas siempre las hicieron, a toda la gente, incluso a los empleados. Son muy desconfiados.

—¿Con qué motivo?
—Para que me divorcie de Sandra.

—¿Sandra le pidió que despegue a su hermano de la causa?
—Sí. “Hacelo por mi familia”, me dijo. Anita (Ana Moschini) me trajo un mail que había escrito Mauricio para que descarte a los periodistas y no hable más. Lo guardé y después se lo mostré a Oyarbide. En ese momento le dije a mi señora: “Mirá que yo ya dejé de ir al jardín de infantes”. Quería que declare todo lo que decía ahí pero seguimos juntos hasta el final.

—¿Tiene miedo?
—Demasiado. Estoy con mucho miedo. Hay cosas que me están pasando... Estoy amenazado.

—¿Qué le pareció la decisión del juez de cerrar la investigación sin enviar a Macri a juicio?
—Totalmente injusto. ¿Cómo? ¿Antes del ballottage iba a juicio y ahora no? Eso es lo que me da más temor por mí, mi familia y mi abogado Luis Conde. Es algo totalmente insólito lo que está pasando. ¿Por qué Franco esperó seis años para decir que fue él quien estaba escuchando? La causa iba bien y ahora que Mauricio es presidente quedó todo en la nada. ¿Cómo puede ser? Lo que corresponde es que la causa vaya a juicio. Lo tienen que condenar pero no creo en la Justicia. Creo que hay un arreglo.

—¿Tiene custodia?
—Sí. Y podría pedir que la refuercen. Tengo temor en la calle. A veces estoy con la custodia y me doy cuenta de que me están siguiendo. Pasan autos desconocidos con vidrios polarizados y me sacan fotos. Creo que todavía me están escuchando, mirando y persiguiendo.

—Algunos lo acusan de estafador...
—¿Te parece que si yo fuera un estafador seguiría en la misma casa humilde donde vivía cuando conocí a mi señora? Si yo fuera un tipo al que le gusta la plata no viviría como estoy. Estoy satisfecho con mi vida y como viví acá con mi señora. Los ataques en ese sentido deben responder a lo que me corresponde por mi señora, pero lo que yo más quiero es tranquilidad.

—¿Qué pensó cuando Macri fue electo presidente?
—Ya van a ver cómo actúa. Mauricio es muy agresivo. Es autoritario. Ya lo van a conocer. En pocos días ya se están viendo las cosas, no hace falta que lo diga yo.



Cecilia Di Lodovico