POLITICA DISCURSO EN LA MUESTRA GANADERA


Mauricio Macri ratificó su sintonía con el poder del campo

Es el sector social que más apoya al Gobierno. Se benefició por el fin del cepo y la quita de retenciones.

Bienvenido. El Presidente se mostró distendido en la pista central de la feria. Incluso jugó con su hija Antonia y un caballo.
Bienvenido. El Presidente se mostró distendido en la pista central de la feria. Incluso jugó con su hija Antonia y un caballo.
Foto:Presidencia

“Quiero decirles que agradezco profundamente el nivel de entendimiento que ha habido en la Argentina”. Las palabras de Mauricio Macri resonaban en la pista central de la Exposición Rural. Y no fueron casuales: el campo es hoy el sector social donde el Gobierno pisa con mayor tranquilidad. En un contexto de alta inflación, economía estancada y tarifas disparadas, el nivel de entendimiento al que hizo referencia el Presidente se percibe sobre todo entre los ruralistas.

Mientras las encuestas muestran que el Gobierno mantiene un alto nivel de apoyo, aunque dividido en mitades, el respaldo del campo es aún mayor. Es que en estos siete meses del gobierno de Cambiemos el sector agrario es el que más dinamismo ha tenido, gracias a dos medidas principales que tomó la administración macrista: la quita del cepo –con la consecuente devaluación del dólar– y la eliminación total de todas las retenciones a las exportaciones excepto la de la soja, que bajó cinco puntos.

“Trabajamos para que el campo sienta que se le ha sacado la pata de encima y, todo lo contrario, se le está tendiendo la mano”, expresó Macri, que fue el primer presidente en 15 años en participar del acto oficial de inauguración de la tradicional feria rural. El último había sido Fernando de la Rúa, en 2001.

Todos contentos. El clima que se vio en La Rural fue de fiesta. Después de años de gestos adustos y discursos cargados de misiles contra el kirchnerismo, esta vez primó la distensión en el escenario, al que Macri subió acompañado de su mujer, Juliana Awada, y de su hija Antonia.

Más atrás lo acompañó gran parte del gabinete, muchos de ellos acostumbrados a estar todos los años sentados en el mismo palco. El propio Macri, como jefe de Gobierno porteño, fue un habitué. En su discurso aprovechó para reflotar sus antecedentes familiares camperos, ligados a la rama materna. “Nunca he sido un hombre de campo, pero el campo me lleva a mi infancia en Tandil, a mi abuela Argentina Blanco Villegas”, expresó ante un público que lo interrumpió repetidas veces para aplaudirlo y ovacionarlo, a punto tal que llegó a gritar el “Sí, se puede” que Cambiemos repitió hasta el cansancio durante la campaña y frase a la que sigue recurriendo Macri en sus discursos.

“El campo es el gran motor de este país”, aseveró el mandatario. Motor que aspira que contagie al resto de la economía en el segundo semestre.



Redacción de Perfil.com