POLITICA "VAMOS A SALIR ADELANTE"

Mauricio Macri reagrupó a su tropa con una cena en Olivos

Convocó a su gabinete y a los aliados de Cambiemos para analizar la situación actual, inyectarles optimismo y criticar la herencia del kirchnerismo.

Foto:Télam

Fue una semana difícil para el gobierno nacional, sobre todo en torno a dos temas que adjudican a la "pesada herencia" del kirchnerismo: inflación y crisis energética. El primero causó la disputa por los índices de precios que derivó en la salida del INDEC de Graciela Bevacqua, quien ya había sido expulsada durante la intervención de Guillermo Moreno. El segundo obligó a blanquear la situación y a instalar, por primera vez en 25 años, cortes programados de suministro eléctrico.

Por eso, Mauricio Macri reunió anoche a los legisladores nacionales de la coalición Cambiemos, a quienes trató de inyectarle una dosis de optimismo al asegurar que "vamos a lograr que el Estado sea de todos".

El presidente aprovechó la ocasión para lanzar críticas contra el gobierno anterior al plantear que "una combinación de incompetencia, irresponsabilidad y deshonestidad nos llevó" a la situación actual.

Fue un encuentro a puertas cerradas en la Quinta de Olivos, donde el primer mandatario agasajó con una cena a todos los ministros de su Gabinete (sólo faltaron el titular de la cartera de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, que viajó a Brasil, y la canciller Susana Malcorra) y a los diputados y senadores del PRO, la UCR y la Coalición Cívica, que conformaron el espacio 'Cambiemos'. La gran ausente de la noche fue la diputada nacional Elisa Carrió, una de las principales promotoras de la alianza oficialista.

El líder de Cambiemos admitió a los legisladores que "hay días que se nos hace cuesta arriba", pero aseguró que "no cabe ninguna duda de que vamos a salir adelante".

"Vamos a lograr que el Estado sea de todos: nos tenemos que hacer cargo y lograr que esto funcione porque tenemos que tener mucha capacidad de conducción”, planteó el jefe de Estado.

Según informó Télam, Macri arrancó su discurso con un “quiero convocarlos a disfrutar de este proceso" y pidió " paciencia, encontremos el lugar para colaborar”, tras lo cual consideró que “así vamos a crecer". No obstante, puntualizó que "nos queda una tarea enorme: llevar a los argentinos en un camino de entendimiento”.

En ese sentido, el mandatario precisó que “venimos de doce años donde en los que nos dijeron que no teníamos que esforzarnos. Nos aislamos. Tenemos que seguir fortaleciendo lo que generamos”. Y disparó contra el kirchnerismo: "Una combinación de incompetencia, irresponsabilidad y deshonestidad nos llevó a esta situación".

Macri se mostró optimista sobre el futuro del país al afirmar que “hay una tremenda vocación del mundo de incorporar a la Argentina”, y recordó los dichos del primer ministro de Italia, Matteo Renzi, "quien es uno de los lideres más importantes del mundo”, acerca de lo que los gobiernos europeos esperan de Argentina. “Así me lo dijeron muchísimos presidentes del mundo", reafirmó.

El titular de la cámara baja, Emilio Monzó, explicó luego a la prensa que la reunión fue "parte de la política de diálogo" del Gobierno y que, en esta oportunidad, el jefe del Estado "pidió mucha apertura y generosidad para lograr que las leyes se aprueben" en el Parlamento. "El desafío principal entre nosotros es encontrar el número" que permita el consenso parlamentario, sostuvo.

Es la segunda vez que el mandatario utiliza la Residencia Presidencial, luego del encuentro con gobernadores en diciembre pasado a pocos días de haber iniciado su mandato. Si bien ésta última reunión fue definida como una cena de camaradería, se hizo un rápido repaso de la tarea parlamentaria que comenzará el próximo 1 de marzo, cuando se inauguren las sesiones ordinarias en el Congreso.



Redacción de Perfil.com