POLITICA ENTREVISTA

Víctor Santa María: “Me cuesta creer que el Estado esté detrás de las persecuciones”

El sindicalista del Suterh, titular del PJ porteño y responsable de Página/12, niega vínculos con un empresario denunciado por la UIF por lavado y operaciones en Suiza.

Respuesta. Santa María dice que no tiene miedo de ir preso porque la acusación “no es objetiva”.
Respuesta. Santa María dice que no tiene miedo de ir preso porque la acusación “no es objetiva”. Foto:Juan Obregon

Víctor Santa María es el presidente del PJ porteño, titular del sindicato de porteros, Suterh, y miembro directivo de la CGT. También está al frente del diario Página/12 y de la AM 750. Todo ello, dice, “molesta a un sector político que hoy es afín al Gobierno”. Esta semana se conoció un informe de la Unidad de Información Financiera en el que se sospecha que Andrés Stangalini, acusado por operaciones millonarias en Suiza y presunto lavado de dinero, es testaferro de Santa María.  

—Usted dijo que conocía a Andrés Stangalini, ¿cómo es el vínculo entre ustedes?
—De proveedores y prestadores. No te digo que con los otros 300 tengo relación, pero sí con diez o veinte tengo relación de prestador a prestador. Hoy estamos construyendo en Neuquén, San Juan, Mar del Plata, Villa Gesell y Misiones. En cada una debe haber tres o cuatro constructoras. No son todas la misma empresa ni son de los mismos dueños. El nuestro es un sindicato que tiene mucho trabajo, y se puede ver.

—¿Stangalini es contratista del gremio?
—Lamentablemente pesa mucho lo mediático y de a poco está dejando de ser proveedor. Es malo que en un país pierdas un trabajo o la posibilidad de trabajar cuando sos juzgado mediáticamente.

—En 2010 Stangalini fue detectado cuando intentaba ingresar 500 mil dólares sin declarar vía Uruguay. Allí dijo que era su contador: ¿por qué lo nombró?
—Nunca vi que me haya nombrado. Muchos medios se hicieron eco de eso basados en una cercanía con los servicios de inteligencia.

—¿Usted apunta contra los medios que lo publicaron?
—Una cosa es que lo haga un periodista con información a la que accedió, lo que está permitido por la ley, y otra que lo haga un organismo público, que lo tiene prohibido.

—¿Dice que el Gobierno utiliza información sensible y secreta para atacarlo?
—No a mí, sino al empresario. Si yo me junto con vos y nos tomamos un mate, después pueden decir “un periodista cercano a Santa María blanqueó dos pesos”. Lo que están haciendo es generar una noticia medio en el aire.

—¿Niega que Stangalini sea su testaferro?
—Me preocupa que el Estado use información cuando tiene prohibido hacerlo. No solamente lo digo por este empresario, sino en general.

—¿Piensa que el Gobierno está detrás de esto?
—No tengo nada fehaciente para decirlo. Pero voy a repetir: esto es como las brujas, que las hay, las hay. Igual, en cierta medida me siento tranquilo. Hay que diferenciar algunos casos en los que hay tipos que son delincuentes. En otros casos, uno nota que son más para generar miedo que para otra cosa, ¿no? El miedo es un ordenador, porque te paraliza y no te deja avanzar.

—¿Le llaman la atención los últimos casos de sindicalistas presos?
—No tengo opinión formada sobre eso. Me cuesta creer que el Gobierno esté detrás de persecuciones. Sí debería estar detrás de los delincuentes.

—¿Tiene miedo de ir preso?
—No tengo miedo de terminar preso porque no es nada objetivo. Nunca fui funcionario público. Mi declaración jurada es pública, y no he cometido ningún delito como para ir preso. En ese sentido estoy tranquilo.

‘Página/12’ y la salida de Verbitsky

—¿Cómo ve el mapa de los medios bajo la presidencia de Macri?
—Veo mayor concentración. Quitar la pauta hace que esa concentración sea mayor porque lo económico ordena muchísimo, porque tenemos que pagar sueldos, cargas sociales, proveedores, el papel. No digo que haya censura ni nada por el estilo, pero me parece que este escenario ayuda a que haya pocas voces.

—¿Cómo se sostiene “Página/12”?
—Es uno de los pocos medios gráficos que han crecido en venta de papel. Hicimos una fuerte inversión en todo el tema de las redes y la web. Hoy tenemos casi 600 mil visitas diarias, eso te genera un flujo importante de ingresos. El diario ha crecido en pauta privada, que no tenía en la gestión anterior.

—Horacio Verbitsky dejó el diario justo después de publicar una investigación contra la familia Macri, ¿por qué se fue?
—Lo charlamos. Su salida se dio porque venía muy cansado. Decidió tener un año sabático para escribir libros y realizar proyectos.

—¿No fue moneda de cambio para lograr una tregua con el Gobierno?
—Eso se cae por los hechos, ¿no?