POLITICA MENSAJE A LA JUSTICIA

Macri: "Me desespera que los que se robaron el país siguen caminando por la calle"

El Presidente difundió el video de una charla con un ciudadano. Y dijo que a la gente “le cuesta un 5% y 10% más llegar a fin de mes”.

Mauricio Macri
Mauricio Macri Foto:Captura de video

Mauricio Macri llamó a un trabajador afectado por la crisis económica para reforzar su mensaje de campaña. El speech de la conversación, grabada y difundida ayer por Facebook, se resume en pedir paciencia y responsabilizar al kirchnerismo. Esta vez, con un agregado de críticas secundarias a jueces y empresarios. Así, en lugar de negar el mal momento de la economía, Macri optó por una doble táctica: solidarizarse con los afectados, al punto de ponerse casi en un pie de igualdad, y contraatacar con la carta de la herencia recibida.

“Me voy a dormir con una angustia, hay otros que no tienen laburo, y esto tarda en moverse y arrancar. Otra cosa que me desespera es que los que hicieron todas estas cagadas, que encima se robaron el país, como tenemos jueces como los que tenemos, los tipos siguen caminando por la calle”, le explica Macri a Sergio, un empleado de 47 años que le había mandado una carta con algunos reproches.

En otra apuesta por la innovación comunicacional, el Presidente posteó ayer en Facebook un video de la charla. “Me quedé tocado con tu carta, la leí atentamente”, arranca Macri, después del saludo de rigor. La conversación, editada en algunas partes, dura 9 minutos. El video muestra a Macri sentado, por momentos inclinado sobre el escritorio, frente a un teléfono fijo con altavoz.

“En ese corto plazo lo que fuimos haciendo fue sacar la mugre debajo de la alfombra, nos enteramos que nos habíamos gastado todas las reservas de energía para darla gratis, y ahora no teníamos energía, y hay que aumentar todos los servicios”, se ataja el Presidente. Y agrega una confesión: “A todo el mundo le cuesta entre un 5% y 10% más llegar a fin de mes, porque ahora pagás las cosas que antes no pagabas”.

Sergio, a su turno, le comenta que trabaja como vendedor a comisión, sin dar detalles sobre empresa y rubro. “Cada vez que tengo que salir a la calle, debo vender mucho más, pero lo que termina quedándome a mí, me rinde mucho menos que antes. Pago un montón de impuesto a las Ganancias”, se lamenta.

A lo largo de la llamada, Macri busca contener y pedir paciencia a Sergio, quien lo votó en el 2015. Los principales puntos de acuerdo, sin embargo, pasan por la identificación de los culpables. “Nos tienen que decir a los argentinos quiénes de los que se fueron, robaron, porque hay un montón de denuncias. Que nos digan si es verdad o mentira, y no que haya que esperar diez años, los jueces dan vueltas, hace un año y medio que no empezó el juicio oral de ninguno. A mí me da bronca, porque no hay nada peor que la impunidad”, se queja Macri. “Que la devuelvan”, aporta Sergio.

Sobre la crisis económica, Macri señala que “hay una cantidad de empresarios vivos que cada vez que hay 2% de inflación, te enchufan 4%, por las dudas te enchufan 8%”. Al final, Sergio pregunta cómo puede hacer para “seguir confiando”, frente a ciertas decepciones. “Lo que vos creíste, que yo vengo por algo distinto, es lo que no tenés que dudar”, promete el Presidente.

Escrache de docentes en Tigre

A la salida de su visita a una librería de Tigre, Mauricio Macri y María Eugenia Vidal recibieron algunos abucheos y reproches por parte de un grupo de vecinos y docentes. “Reabran las paritarias”, “chorro” y “devolvé la plata del Correo”, les gritaron. Algunos manifestantes incluso tenían pancartas con esas consignas. El momento de esa suerte de escrache se puede ver en un video que ayer se viralizó rápidamente. Ocurrió a la salida de uno de los tradiciones encuentros cara a cara que organiza Cambiemos, sin anuncio previo a la prensa y esta vez con un kiosquero de Tigre. Desde la Gobernación afirmaron que se trató de una movida “política”, armada por el gremio docente de Suteba. No es el primer repudio que Macri sufre durante sus recorridas por el Conurbano: hace poco le pasó algo parecido en La Matanza.