POLITICA TENSION EN EL MUNDO DEL ESPIONAJE


Mensajes en la reaparición de Stiuso y un falso alerta

Una alerta falsa había advertido que el exagente había sido baleado. El mensaje responde a las declaraciones del exSIDE.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc Perfil

El fin de semana pasado circuló en el mundo de la inteligencia un alerta, al cual tuvo acces­o PERFIL, que indicaba que Antonio Stiuso había sido baleado. El texto señalaba quiénes habían sido avisados, entre ellos Iván Velázquez, un ex agente radicado en Uruguay, y se multiplicó entre los teléfonos de la red de contactos que entrelazan a la política con el espionaje.

El alerta resultó falso. Pero expresó el nivel de turbulencia que se agita en estos tiempos en los capas subterráneas de la contienda política. Stiuso es apuntado por un sector del poder como el responsable de la información que, en cuidadas cuotas, llega a los medios de comunicación con revelaciones sobre la corrupción del kirchnerismo. La creencia es exagerada pero quienes se desesperan ante la posibilidad de ir a la cárcel lo ubican en el blanco de sus sospechas.

La entrevista que esta semana ofreció Stiuso al diario La Nación encerró mensajes para sus adversarios. El principal fue identificar a Cristina Kirchner, quien lo separó de la Secretaría de Inteligencia, y a Aníbal Fernández como sus principales antagonistas. Dijo también que ambos querían que regresara a la Argentina para asesinarlo. Y ratificó así implícitamente su encuadramiento en el bando que busca empujar al núcleo del kirchnerismo hacia la oscuridad judicial. La contienda está abierta, fue el aviso principal que transmitió en la entrevista.

Stiuso, quien participó de la investigación por la AMIA, está convencido de que su seguridad fue resguardada gracias a la protección de la CIA, la agencia de inteligencia de los Estados Unidos. Durante sus años en la SIDE, el espía fue un nexo privilegiado con los norteamericanos. El asilo en California que le otorgó Estados Unidos durante el último tramo del gobierno de Cristina Kirchner fue una ratificación de la fortaleza del vínculo. No fue el único. El presente de Stiuso formó parte de las charlas que mantuvieron las nuevas autoridades macristas de Inteligencia con los diplomáticos norteamericanos en la Embajada de los Estados Unidos. La candidez con la cual negaron conocer información que tenían en su poder fue una postal entrañable. Por lo pronto, el espía deambula en Argentina y se muestra poco impresionado por las alertas que lo tienen como una víctima inverosímil. Tan despreocupado que eligió el invierno para irse de vacaciones junto con su familia.



Damian Nabot