POLITICA POR EL AUMENTO DE LA PLANTA QUE TUVO BOUDOU

Michetti empieza con los despidos en el Senado

Firmó un convenio para hacer un relevamiento, pero la vice tiene decidido su plan. El gremio promete “defender los puestos de trabajo”. 

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

El Congreso podría volver a convertirse en escenario de una protesta gremial en pleno receso legislativo. Luego de que cientos de trabajadores legislativos coparan el Salón de Pasos Perdidos, hace apenas dos semanas, en alerta por posibles despidos en la Cámara de Diputados, la nueva conducción del Senado prepara el envío de un arsenal de telegramas para mañana.

Gabriela Michetti y su par de Diputados, Emilio Monzó, habían firmado esta semana un convenio con la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires para relevar la situación administrativa de todo el Congreso. Pero la vicepresidenta no esperará a conocer ese diagnóstico –que estará listo para mediados de febrero– y empezará con la depuración de una Cámara alta con “muchísimos ñoquis”, según advirtió.

La decisión fue tomada en las vísperas de Año Nuevo tras una tensa reunión que mantuvieron el secretario administrativo de la Cámara alta, Helio Rebot, y el secretario general de la Asociación del Personal Legislativo (APL), Norberto Di Próspero, quien ya dio por cortada la relación. “El PRO quiere hacer una carnicería con los empleados del Senado. Si dicen que hay ñoquis, que los denuncien en la Justicia”, disparó Di Próspero, quien comanda el gremio desde hace 11 años y supo tener buena relación con el exvicepresidente Amado Boudou y el ex titular de Diputados Julián Domínguez.

Rebot llevó las negociaciones bajo estricto hermetismo y se negó a hablar del tema ante la consulta de PERFIL. Es incierta la cantidad de telegramas que se emitirán este lunes –se hablaba de 1.500–, aunque pertenecen a todos los sectores. El secretario administrativo le habría concedido a Di Próspero la posibilidad de escoger el personal a dar de baja, pero la respuesta del sindicalista fue contundente: “Vamos a defender todos los puestos de trabajo”.

Cuando desembarcó en el Senado como su nueva presidenta, Gabriela Michetti se encontró con un panorama que definió como “preocupante”. La herencia de gestiones anteriores, sobre todo la de Boudou, se reveló ante sus ojos como algo que había que revisar, y de manera urgente. “Queremos revalorizar el Senado”, manifestaba los primeros días, mientras intentaba acomodarse en las oficinas que su antecesor reacondicionó con un estilo que roza el feng shui.

La planta. Según información oficial del Senado, hay en la actualidad 5.427 empleados, de los cuales 3.847 son agentes de planta permanente, 1.564 agentes de planta transitoria y 16 con contrato de locación de servicios. Durante el mandato de Julio Cobos, entre 2007 y 2011, la cifra total era algo más de 3.200 trabajadores.

Mientras tanto, durante todo enero y la primera semana de febrero, se llevará adelante una revisión integral del área de Recursos Humanos y el estado financiero de ambas cámaras del Congreso al 10 de diciembre pasado, incluyendo la actualidad patrimonial, las cuentas, las compras y las contrataciones. Michetti ya sacó del aire Senado TV, al menos hasta febrero, y también pretende encarar una reforma edilicia para apagar el contraste con la Cámara de Diputados, donde Domínguez emprendió una monumental restauración.



Carolina Ramos