POLITICA


Gabriela Michetti: "Hace falta una charla y un mate entre el Presidente y el Papa"

La vicepresidenta habló de "complicada" relación. Opinó que necesitan diálogo para que Francisco comprenda el "proyecto político" de Macri.


Foto:Cedoc

La vicepresidenta Gabriela Michetti reconoció la tensión existente entre el presidente Mauricio Macri y el papa Francisco. Según la número dos del Ejecutivo, es necesaria una charla más a fondo para que el líder religioso pueda entender el "proyecto político" que lleva adelante el macrismo.

La dirigente de Cambiemos, quien mantiene un vínculo personal con Jorge Mario Bergoglio desde hace varios años, consideró que se trata de "una situación bastante complicada". Aunque afirmó que el Papa "sabe perfectamente que Mauricio es una persona de buena madera".

En diálogo con radio La Red, la vicepresidenta opinó: "Me da la impresión de lo que puede estar ocurriendo, porque yo estoy hablando desde que es Papa porque la relación obviamente se modificó, es una distancia en términos de comprender el proyecto político que estamos llevando adelante".

Michetti formuló estas declaraciones luego del festejo del aniversario de la Revolución de Mayo de 1810 y la celebración del Tedeum. En esa ceremonia, el arzobispo porteño Mario Poli (sucesor de Francisco en ese cargo) pidió "redoblar esfuerzos" ante "el dolor de los más pobres". Este discurso se sumó a las numerosas advertencias que la iglesia católica argentina viene realizando en torno a la situación social desde el inicio de la gestión de Cambiemos.

"No digo que no lo comprenda, digo que tal vez no hemos podido contarle hacia dónde estamos yendo. Mauricio no ha tenido una charla a fondo con el Papa para decirle mire 'yo estoy yendo para allá' y que la pobreza le parece un tema clave en la Argentina. Lo que está faltando un momento de comprensión del proyecto político, que el presidente pueda transmitirle lo que nos transmite a nosotros", opinó la vicepresidenta.

En declaraciones televisivas, la dirigente insistió en esa idea: "Creo que el problema, en lo que todavía hay ruido, es cómo entiende Francisco nuestro proyecto, o si realmente él está convencido de que nosotros queremos ir hacia ese lugar. Tal vez, lo que falta sea más conversación, sea una charla y un mate entre el Presidente y el Papa. En algún momento en el que tenga tiempo para hacer esto".

Michetti rememoró también la reunión que mantuvieron en marzo pasado Macri y Bergoglio en la Santa Sede que duró tan sólo 22 minutos y cuando salieron para sacarse las fotos de rigor, el líder religioso posó con un marcado gesto adusto. "En 20 minutos no podés contar un proyecto político. Hay algunos que dicen que fue que lo que corresponde, mientras yo no pueda hablar con él no quiero decir nada", expresó.

Luego explicó que el Presidente no está satisfecho con su relación actual con el Pontífice aunque tiene esperanzas de que pueda mejorar: "Está todos los días viendo como poner la Argentina de pie y lo veo con ganas de tener una buena relación con Francisco y de contarle cómo es que piensa sacar la Argentina adelante", concluyó Michetti.



Redacción de Perfil.com