POLITICA EL ROL EN LA DICTADURA

Milani cerca de la indagatoria por la desaparación de Ledo

Casación desestimó dos recursos de queja de la defensa del exjefe del Ejército.

Foto:Cedoc
La Cámara Federal de Casación Penal desestimó recursos de la defensa del ex jefe del Ejercito César Milani en la causa donde se lo investiga por la desaparición del soldado conscripto Agapito Ledo durante la última dictadura militar.

La Sala I de Casación, integrada por los jueces Ana María Figueroa, Mariano Borinsky y Gustavo Hornos, desestimó dos recursos de queja interpuestos por la defensa de Milani.

El militar retirado cuestionaba la resolución de la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán que no hizo lugar al pedido de apartamiento del fiscal de instrucción Carlos Alfredo Brito e impugnaba un fallo de ese órgano que daba vía libre a su citación a indagatoria. 

"La defensa no ha logrado demostrar fundadamente que en el caso se encuentre comprometida una cuestión de índole federal como para habilitar la intervención de este Tribunal ni que se den aquellas circunstancias excepcionales que permitieron el abordaje de la cuestión traída a estudio", dijo Casación.

Y añadió: "En efecto, la sola alegación de la violación de garantías constitucionales no es suficiente para configurar la existencia de una cuestión federal".

Ayer, Graciela Ledo, hermana del soldado desaparecido durante la dictadura, sostuvo que las causas contra el general Milani por delitos de lesa humanidad "no avanzan, incluso retroceden", y consideró que eso se debe a que el militar "sigue teniendo protección".

Milani está sospechado de haber participado en la desaparición de Ledo, un estudiante de Historia que estaba haciendo el servicio militar y que desapareció al cumplir con una diligencia en Tucumán, donde realizaba tareas de asistente del ex jefe kirchnerista del Ejército.

También fue imputado por el secuestro y las torturas que sufrieron en La Rioja Ramón Alfredo Olivera y su padre Pedro, en 1977. "No le tengo miedo a nada", dijo Milani en una reciente entrevista donde se consideró víctima de una "una operación política y mediática".