POLITICA


Millonaria estafa en el PAMI con jubilados fallecidos

Denuncian que el "desfasaje más fuerte" se produjo con recetas de insulina entre julio de 2015 y febrero pasado.


Foto:Cedoc

Una millonaria estafa se produjo en el PAMI de Santiago del Estero, según denunció la Justicia al comprobar una masiva falsificación de recetas de insulina valuada en 154 millones de pesos. El fiscal federal Pedro Simón destacó que la investigación abarca desde 2010, pero "el desfasaje más fuerte" se produjo entre julio de 2015 y febrero pasado.

Simón está a cargo de la investigación que comprobó las farmacias de Santiago del Estero le facturaron en ese período la millonaria cifra a la obra social de los jubilados por venta de insulina y tiras reactivas.

Las irregularidades se detectaron al constatarse que "personas fallecidas o que no eran diabéticas estaban consumiendo insulina", indicó el fiscal de Santiago del Estero, donde sólo hay 2.000 diabéticos insulinodependientes.

"Los 154 millones de pesos se facturaron en ocho meses, en julio de 2015 a febrero de 2016. La investigación en general abarca desde el 2010, pero el desfasaje más fuerte se produjo en esos últimos meses", señaló el funcionario judicial.

En diálogo con radio Continental, Simón expresó: "La hipótesis nos lleva a pensar que se usaron troqueles truchos para la adquisición de insulina".

"La investigación empieza tras el exceso de consumo que había y tras un reempadronamiento, se comprueba que muchas personas fallecidas o que no eran diabéticas estaban consumiendo insulina", agregó. Una de las irregularidades era que "se presentaban talonarios de recetas del PAMI y se retiraba el medicamento sin el troquel, para luego vender los remedios por 100 y 200 pesos en mercado negro y paralelo".

También, la estaba se hacía con "recetas y troqueles apócrifos", precisó el fiscal, quien puntualizó "por ahora" en la estaba "no hay" involucrados autoridades de la obra social de los jubilados y pensionados, aunque sí está detenido un empleado de la filial PAMI de la localidad santiagueña de Loreto. "Las firmas de los médicos se falsificaba también, era una maniobra entre particulares y farmacias", comentó Simón. Los investigadores comenzaron a profundizar sobre la cuestión luego de que a una farmacéutica le llamó la atención que un matrimonio iban con excesiva frecuencia a su local con recetas del PAMI a comprar insulina y tiras reactivas para medir el nivel de glucosa.

En las últimas horas, en un country de la provincia de Córdoba, fue detenido el presunto "cerebro" de la organización criminal, a quien se le encontraron numerosos troqueles de medicamentos.

Uno de los expedientes judiciales comenzó con la denuncia realizada por la farmacéutica, mientras que el otro se inició después de una presentación hecha por la Unidad Fiscal de Investigaciones (UFI) PAMI, que desde hace poco menos de un mes está a cargo del fiscal Javier Arzubi Calvo, al descubrir una serie importantes de irregularidades tras un informe hecho por las actuales autoridades de la obra social de los jubilados.



Redacción de Perfil.com