POLITICA LA MANO DERECHA DE MACRI

Monzó cosecha la siembra y aumenta su poder en Cambiemos

Presidirá la Cámara de Diputados y logró imponer a Nicolás Massot como jefe de bloque PRO. El rol de Fernando Niembro.

Foto:cedoc

Noviembre de 2011. Al entonces ministro de gobierno del macrismo, Emilio Monzó, le preguntan: ¿Qué debe imitar el PRO del kirchnerismo para ganar elecciones? "Primero, el pragmatismo (...) el relato es otro tema para imitar (...) que quizá no tiene mucho que ver con lo que se hace realmente, pero sí tiene con lo que se comunica y tiene resultado electoral", responde.

Cuatro años después, con el triunfo de Mauricio Macri consumado, Cambiemos parece haber llevado a la práctica, al pie de la letra, el guión de Monzó. Que, además de mano derecha del mandatario electo, será el próximo presidente de la Cámara de Diputados,

¿Quién es Emilio Monzó? Mañana asumirá al frente de la Cámara baja y tendrá la difícil tarea de generar consenso con el resto de los bloques para avanzar en leyes que envíe el Poder Ejecutivo. Pero no es un "PRO puro", sino que es un verdadero pragmático de la política, como su biografía lo indica. Comenzó a militar en la década del '80 en la UCeDé de Álvaro Alsogaray, donde compartió escenario con Sergio Massa, Amado Boudou y el próximo titular de AGN, Ricardo Echegaray.

A fines de los '90 se acercó a Florencio Randazzo, con quien mantiene una amistad a pesar de fuertes cortocircuitos, producto de su paso por la gobernación de Daniel Scioli. Fue concejal de su pueblo, Carlos Tejedor, en 2001 y en 2003 su intendente.

En 2007 llegó a ser diputado provincial y al año siguiente el propio Scioli le encargó la relación con los sectores agropecuarios. El gobernador notó que Monzó se destacaba como hábil negociador político. A pesar de eso (o precisamente por eso), Néstor Kirchner pidió su cabeza. Años más tarde, en 2010 el santacruceño intentó convocarlo para que lo ayude en el armado electoral de 2011. "Le dije que no, pero fue una charla espectacular y me quedó claro que era un peronista pragmático", contó Monzó a La Nación.

Aún dentro del peronismo, comenzó a trabajar con Francisco De Narváez que estaba en su momento de esplendor, tras vencer al kirchnerismo en las elecciones legislativas. A los pocos meses la relación se cortó y se unió a las filas de Mauricio Macri.

¿Quién lo acercó al jefe de gobierno? Según confiaron a Perfil.com operadores del PRO, fue Fernando Niembro, quien había tendido una muy buena relación en épocas de campaña en Carlos Tejedeor. El relator deportivo fue clave para convencer al entonces jefe de gobierno porteño que Monzó merecía ser escuchado. Razón no le faltaba.

Su equipo. El riñón de confianza de Monzó lo conforman su mano derecha, Marcelo Daletto, diputado provincial de Buenos Aires; Nicolás Massot, el cordobés de 31 años que será, gracias a su padrinazgo, el jefe del bloque del PRO en Diputados; la edil Silvia Lospennato que quedó en el primer lugar de la lista tras la renuncia de Niembro y Sebastián García De Luca, viceministro de Interior de la Nación a partir del 10 de diciembre, oriundo de Chivilcoy.

Según varios operadores, es necesario sumar como "gente de confianza" al vicejefe de gobierno Diego Santilli y la vicepresidenta Gabriela Michetti.

Armador. "No te olvides de sus logros políticos", apura uno de sus laderos a este portal para dejar de lado las críticas que recibe por saltar de partido en partido. "En 2011 hace que (Miguel) Del Sel meta el gancho, el primer candidato importante del PRO y luego va cerrando los acuerdos con los radicales, trae a Carlos Reutemann, calma a Gerardo Morales, ayuda a Ernesto Sanz con la convención radical y logra que Macri confíe en Massot para armar Córdoba", enumera.

Quienes lo defienden repiten sus mayores virtudes: habilidad para cerrar acuerdos, constancia política y paciencia para construir confianza política "que trascienda lo electoral".

En cambio, sus detractores piden sumar otras cuestiones negativas: "Es cierto, saber generar acuerdos, pero cuando sale perdiendo todo explota por los aires. No le gusta aceptar que las cosas se pueden hacer de otra manera", comentó en estricto off un diputado nacional que compartió charlas y cafés en épocas de conflicto agropecuario. A partir de mañana, el nuevo titular de Diputados tendrá la mayor responsabilidad de su carrera política.

(*) De la redacción de Perfil.com. En Twitter, @rindart.



Ramón Indart