POLITICA ACERCAMIENTO

Moyano y Macri ya tejen una alianza forjada con política y licitaciones

PERFIL COMPLETO

Hugo Moyano mantiene una buena sintonía con Mauricio Macri. Tras varios encuentros privados (asados y charlas de café), el camionero y el jefe de Gobierno porteño iniciaron un camino de alianzas subterráneas tanto en negocios como en política.

El último acuerdo se dio exactamente hace una semana cuando el líder de la CGT no oficialista le ofreció al PRO un lugar destacado en la lista que armó para presidir Independiente. Moyano, que finalmente resultó electo, ofreció la vicepresidencia y finalmente le entregó la primera vocalía a Cristian Ritondo, vicepresidente de la Legislatura porteña y hombre del PJ macrista. El acuerdo, que fue tejido por Lisandro Grecco (subsecretario porteño del área de Espacio Público) implicó un paso más en la buena relación que viene cosechando con el macrismo.

Si bien no se habla de un apoyo explícito a la candidatura presidencial del líder del PRO, elípticamente el sindicalista comenzó a dar señales: el hijo de Hugo, el diputado Facundo Moyano, almorzó en un restaurante de La Recova hace un mes y medio con María Eugenia Vidal, la vicejefa porteña que está probando suerte en tierras bonaerenses como candidata a gobernadora. En el almuerzo, al que asistieron el joven Pedro Robledo y el legislador Federico Salvai, Facundo les dijo que no tenía claro cómo iba a darse su futuro pero le confió que la relación con Sergio Massa estaba quebrada. El gremio podría ser clave para la fiscalización en 2015 en el distrito más complejo.

“La relación es espectacular pero fue un almuerzo nada más, es apresurado hablar de una candidatura conjunta”, confían en el macrismo.
Paralelamente otro negocio que interesa a Moyano avanza en la Ciudad. Se trata de la implementación de grúas por los barrios, un negocio millonario en el que, históricamente, el camionero tuvo intereses. Incluso desde hace años en la Ciudad se instaló el rumor de que Pablo Moyano tendría parte de una de las empresas concesionarias del servicio.

Otro negocio en el cual está involucrado es el de la basura. El macrismo se comprometió a no sólo no despedir ningún empleado, luego de lanzar la licitación a 10 años por un nuevo contrato, sino que además lanzó un bono de $220 millones, que reclamaba Moyano, como indemnización a cuatro mil recolectores de basura.



Ezequiel Spillman