POLITICA NEPOTISMO PRO

Los funcionarios del macrismo que acomodaron a sus familiares en el Estado

Al igual que durante el kirchnerismo, los hombres de Macri convocaron a algunos parientes. Los casos de Aguad, Ibarra, y Buryaile. 

Foto:Dyn

Lo que había sido un caballo de batalla en la crítica de la gestión kirchnerista parece haberse convertido en un modelo a imitar. “No pongo a mi sobrina de 26 años para que gane un sueldo de $80.000”, había dicho Mauricio Macri hace tan solo unos meses, sobre el final de la campaña electoral, en referencia al nombramiento de la hija de Agustín Rossi en el Banco Nación.

Sin embargo, el comportamiento de muchos funcionarios y dirigentes de cambiemos no parece distar mucho de lo denunciado por el Presidente. Por caso: Rodrigo de Loredo, yerno del ministro de Comunicaciones Oscar Aguad, es el actual presidente de ARSAT.

Los ejemplos abundan: el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, logró colocar a su tío, Mario Frigerio, como interventor de AFTIC. El cargo duró poco: días después, el ente era fusionado con el AFSCA -que Martín Sabbatella se negaba a abandonar-. Nacía así el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), presidido por Miguel de Godoy.

Carla Piccolomini, la esposa del ministro de Modernización, Andrés Ibarra, es la flamente directora de Relaciones Institucionales de Radio y Televisión Argentina (RTA), y depende directamente de Hernán Lombardi. Según publicó el diario La Nación, en el caso de Piccolombi fuentes del ministerio destacaron su larga trayectoria y aseguraron que se la había nombrado por su calidad profesional.

Hace un mes, Perfil.com publicó que Carolina Azzi, la novia del ministro de Cultura, Pablo Avelluto, se desempeñaba como coordinadora de prensa en el Ministerio. Avelluto salió rápidamente a desmentirlo: dijo que Azzi sólo los había asesorado de manera ad-honorem y que ya no cumplía tareas. Semanas más tarde, otra “mujer de” aparecía en la cartera de Cultura. Esta vez se trataba de Josefina Rouillet: esposa del presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, quien fue designada gerenta general del Fondo de las Artes.

Otro caso que contó con gran resonancia mediática tuvo en el centro a la vicepresidenta Gabriela Michetti: en medio de una ola de despidos en el Senado, su prima, María Alejandra Illia, ascendió dos categorías consecutivas y accedió a un salario de $45.000 por mes. Todo ello, a pesar de estar nombrada en planta transitoria.

También los ministros Ricardo Buryaile, de Agroindustria, y Gustavo Santos, de Turismo, nombraron a familiares cercanos en las áreas que comandan. El primero designó a su primo Amadeo Nicora al frente del INTA, mientras que el segundo puso a su hijo, Matías Santos Crocsel, como jefe de asesores de gabinete.

Incluso el primo hermano del presidente, el intendente de Vicente López Jorge Macri, obtuvo un nuevo cargo tras la victoria de cambiemos. A su puesto gubernamental sumará otro, gerencial: es el nuevo presidente del grupo BAPRO.

(*) Especial para Perfil.com.



Redacción de Perfil.com