POLITICA

Néstor, Lázaro y Lanata, las explosivas declaraciones del destape de Fariña

El valijero K habló de todo en exclusiva con Perfil.com. Por qué apareció en PPT y su nueva filosofía. "Encontré la libertad estando preso", lanzó.

Foto:Cedoc

La vida cambió demasiado para Leonardo Fariña: pasó de tener una "envidiable" vida junto a una de las mujeres más lindas del país, en uno de los barrios más exclusivos y muy cercano al poder económico y político.

A semanas de cumplir dos años en prisión, el valijero K brindó una entrevista exclusiva a Perfil.com y contó todo lo que sucedió en este tiempo en el que su vida dio un vuelco de 180 grados.

El recluso habló del expresidente Néstor Kirchner, de su presunto testaferro Lázaro Báez y su nueva filosofía de vida.

-Filosofía zen. "Cuando entré acá pensaba en cómo extrañaba la vida que tenía. Hoy me doy cuenta de que nunca tuve todo. Encontré la libertad estando preso. Una Ferrari, una salida a la noche, la exposición, la farándula, no te hacen feliz. Tenes que saber manejar la abundancia. No supe. Eso no era la vida".

- "Lo importante no era verse en ese auto o con la mujer que anhelas, viví equivocado. Este tiempo lo viví en dos etapas: la vida antes de entrar acá y la vida después. Perdí mi matrimonio, mi apellido, un hijo de ocho años. Lo peor del encierro no es el encierro en sí, lo peor es el daño que le causas a las personas que están a tu alrededor".

- Su detención. "¿No somos todos iguales ante la ley? Soy el único preso en una megainvestigación. ¿Alguien vio los patrimonios de cada persona involucrada? Es muy fácil pegarle al herido que investigar al que habría que investigar"

- "Me llama la atención que me detienen un 25 de marzo y el 6 de octubre pasado ya me habían advertido que me detendrían. ¿Necesitaban un boludo adentro?" 

-  Rumores y vínculos narco. "Decían que era hijo de Kirchner… es una locura. Soy el culpable de esos inventos. Dicen que podría haber lavado dinero para Juan Suris cuando lo conocí después de los hechos, en el 2013".

- Relación con Jelinek. "Empecé trabajando con Austral pero ya tenía una relación comercial con Molinari. Era incompatible pero conocí a Karina y me enamoré. Gran parte de los negocios que le armé a Molinari requerían de una exposición mediática como el tema de los autos y a él le vino bien mi romance con Karina".

- "Se dijo que conocí a Karina para cubrirme de algo. No fue así. El casamiento fue parte de una deuda".

- "La Constitución dice que las personas pasan el proceso en libertad. Está instaurado que soy un delincuente con actitudes reprochables por andar en una Ferrari, por haber volado en un avión privado con Karina Jelinek y hay personas que están procesadas por haberse quedado con la casa de la moneda"

- Por qué habló con Lanata. "En el expediente, el señor Báez, afirmó que tiene una deuda conmigo. En el 2012 elegí un método ilegítimo para cobrarme una deuda legítima. Me equivoqué en el método. Me creí más de lo que era".

- "Nadie me obligó a hacer la cámara con Lanata. Lo reconozco. Fue una manera de intentar cobrar lo que el grupo de Báez me debía. Esa fue mi condena. Ahí empezó todo. Cuando estaba en el medio, quise jugar mi propio partido. Me creí más que los demás". 

- Debí haber tenido la valentía como hombre de ir a Río Gallegos a reclamarle la plata a Lázaro Báez. Pero me sentía más que Báez porque era el “pibe maravilla”. Me comí el personaje. Mi vida fue un fracaso.

- "La disputa con Lanata la busqué yo, porque salí a enfrentarlo para decir que yo tenía razón. Una parte del periodismo me apuntó como delincuente y la otra, necesariamente, también lo tenía que hacer. Fui usado e injustamente golpeado".

 

 

 



Redacción de Perfil.com