POLITICA DETRÁS DE LA PELEA CON LOS BUITRES

Nexos ocultos: representan a la Argentina y a empresas cercanas al Gobierno

El estudio de Nueva York es el elegido por los grupos que ingresaron en YPF y en Telecom durante el kirchnerismo. Los detalles del contrato con el Estado se mantienen bajo secreto.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

El desembarco de Enrique Eskenazi en YPF y la compra de Telecom Argentina por parte del financiero David Martínez son algunos de los negocios millonarios de empresas argentinas en los que participó el estudio de abogados Cleary Gottlieb Steen & Hamilton LLP (CGS&H), a cargo del caso contra los fondos buitre en Nueva York.

Además del millonario contrato que tienen con el Ejecutivo, cuyo alcance exacto no se conoce en virtud de un decreto del gobierno de Eduardo Duhalde, aparece como el asesor legal elegido por empresarios cercanos al Gobierno para negocios en sectores altamente regulados.

Este gigante de la representación legal abrió oficinas en Buenos Aires en 2009, pero su vínculo con el Gobierno se remonta al Plan Brady, el canje de bonos iniciado en 1989 durante la gestión de Carlos Menem. En el ámbito privado, también consiguieron importantes negocios en algunas operaciones que tocan de cerca a los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

El año pasado, CGS&H volvió a participar de un negocio millonario en favor de un empresario que muestra fuerte afinidad con el Gobierno, el magnate mexicano David Martínez, titular de la financiera Fintech Advisory, propietaria del 40% de Cablevisión. El estudio fue el encargado de gestionar la compra, por 960 millones de dólares, de la participación de Telecom Italia en la filial argentina de la empresa. El acuerdo, realizado en noviembre, está aún a la espera de una aprobación por parte del Gobierno, que debería darse antes de septiembre para no poner en peligro el negocio.

En este marco se dio la intervención de Martínez en la disputa con los fondos buitre.  En una entrevista con Página/12, publicada la semana pasada, indicó que la mayoría de los bonistas apoyarían el pago local que impulsa el Gobierno. Se estima que el empresario tiene cerca de mil millones en títulos de la deuda argentina. El mexicano ya había mostrado una fuerte afinidad con el Gobierno cuando se diferenció de la dirección del Grupo Clarín en la disputa por la Ley de Medios. Fintech recurrió a los servicios de los abogados de CGS&H en numerosas ocasiones, como sus negocios energéticos en la Argentina. También asistieron a Martínez en su enfrentamiento con los fondos que hoy ponen en jaque al Gobierno, Aurelius Capital y Elliott Management, por la deuda de la principal fabricante mexicana de vidrio, la empresa Vitro de Monterrey.

En 2008,  CGS&H representó a la subsidiaria española del Grupo Petersen, de Enrique Eskenazi, en la compra de un 14,9% de YPF a Repsol. Los abogados del estudio también estuvieron en el proceso de financiación de la compra con un préstamo de mil millones de dólares en el que participaron distintos bancos internacionales. Dos años más tarde, el estudio volvió a ser contratado en la operación que elevó las acciones del grupo en la petrolera argentina hasta un 25%.

Estas operaciones fueron favorecidas desde el Gobierno, como una medida para “argentinizar” la compañía. El empresario mantenía entonces fuertes vínculos con Néstor Kirchner y, según se desprendió de la declaración jurada del ex presidente en 2008, coincidieron en negocios inmobiliarios en El Calafate. El dato más sorprendente del desembarco en YPF fue que Eskenazi logró adquirir el 15% de la empresa sin poner un solo peso, gracias al compromiso de reparto de dividendos, un préstamo de Repsol y los mil millones que aportaron distintos bancos en el proceso gestionado por CGS&H. El reparto de dividendos que permitió este enorme negocio, y la extensión de la participación hasta un 25% en 2011 –realizada también con los servicios del estudio que hoy gestiona el más acuciante problema internacional que enfrenta la Argentina–, fueron un fuerte condicionante para las inversiones de YPF en exploración y explotación de los recursos hidrocarburíferos.

La amplia cartera de clientes de CGS&H con operaciones en la Argentina que figura en su página incluyen al sector energético, empresas proveedoras de servicios públicos, ofertas públicas de acciones y emisión de bonos provinciales. Incluso, antes de que se consumara el divorcio entre Clarín y el kirchnerismo, el estudio fue elegido por el grupo empresario para gestionar una millonaria oferta de acciones en 2007.



Aurelio Tomas