POLITICA VIOLENCIA CONTRA LA JUSTICIA

No hallaron huellas en la amenaza a Vidal y rastrean teléfonos

No hay una sola huella digital en el papel que le escribieron a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal diciéndole, con letras recortadas de revistas: “Vidal ándate de San Martin”, con la firma de la palabra “droga” y el dibujito de un revólver.

Portal Perfil.com
Portal Perfil.com Foto:Perfil.com
No hay una sola huella digital en el papel que le escribieron a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal diciéndole, con letras recortadas de revistas: “Vidal ándate de San Martin”, con la firma de la palabra “droga” y el dibujito de un revólver. Así lo revelaron a PERFIL fuentes que conocieron los peritajes que ordenó el juez federal Juan Pablo Culotta, a cargo de la causa junto al fiscal Paul Starc, en busca de esclarecer quién estuvo detrás del incendio que destruyó en la madrugada del jueves las oficinas del Tribunal Oral Federal 3 de San Martin.

Ya nadie duda de un atentado. El fiscal Starc habló de un incendio “intencional”. El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, aludió a una zona liberada. Y hasta el propio ministro de la Corte Suprema de Justicia, Horacio Rosatti, afirmó que se trató de una “señal de carácter mafioso” contra los tres poderes del Estado. “Se empieza por los edificios y se sigue por las personas”, sostuvo el juez. El mundo judicial quedó en shock por el ataque y por eso se ordenó custodiar todos los edificios judiciales donde se manejan causas sensibles.

Mientras tanto, no hay rastros de quiénes fueron los ejecutores del mensaje. Llegaron a la sede de Yapeyú 84 de San Martín a las 4 de la madrugada del jueves y salieron una hora después, dejando a su paso las llamas que provocaron. Conocían el edificio y tenían la logística para llevar adelante el golpe, dicen los investigadores. Y señalan que justo esa noche las luces de la calle estaban apagadas.
Los investigadores pidieron las cámaras de seguridad de todos los comercios de los alrededores del tribunal. Ya contaban con las imágenes de una cámara frente al juzgado, pero sólo se ven las piernas de los dos desconocidos. De acuerdo a los informes, los atacantes no usaron nafta, pero sí un combustible que  está siendo peritado. Incluso, quedaron dos bidones sin estallar.

Los dos gendarmes que estaban de custodia en el lugar declararon en la causa: aclararon que no estaban durmiendo pero dijeron no haber advertido ninguna irregularidad hasta que sintieron el fuego. Sus teléfonos fueron secuestrados y se ordenó que las empresas telefónicas informen qué celulares se activaron en la antena de la zona esa madrugada.
Los detectives hicieron una recolección de rastros en el lugar que estará para los primeros días de la semana, pero las fuentes revelaron a PERFIL que no había ninguna huella dactilar en el papel que funcionó como mensaje a la gobernadora.

La Justicia Federal de San Martín tiene a su cargo los expedientes de una de las zonas más calientes de la provincia de Buenos Aires. El partido del oeste bonaerense se caracteriza por la fuerte presencia de grupos narcos y episodios violentos de inseguridad. El incendio, además, expuso la vulnerabilidad de los juzgados.