POLITICA

“No juguemos al gato y al ratón”

“No juguemos al gato y al ratón”, sugiere el jefe de seguridad de Austral Construcciones. “Evitemos las fotos en los domicilios y así yo no los tengo que estar siguiendo”, agrega en diálogo con PERFIL. Las empresas y propiedades de Lázaro están permanentemente custodiadas por hombres de civil. El sistema de seguridad incluye cámaras y monitoreo constante, fotografiar a los periodistas recién llegados y las matrículas de los autos en los que se mueven. La orden es mantener al jefe de la custodia siempre informado sobre quiénes están metiendo las narices en el emporio Báez.
Incluso realizaron seguimientos al equipo de PERFIL cada vez que este diario hacía fotografías de sus empresas o se aparecía en una de sus propiedades. Siempre con tono cordial y sobriedad absoluta. Los hombres de Lázaro no aflojan ni una sonrisa. En la mega chacra, en el domicilio de Gallegos, en las empresas, en el club Boca Juniors, que maneja la familia de Lázaro, y hasta en el mausoleo de Néstor, los hombres de civil y ocasionalmente chaleco naranja, lo custodian todo.



Redacción de Perfil.com