POLITICA EL PODER DE LILITA

“No lo hagas”, le reclamó Carrió a Macri por el decreto

Cada situación crítica que vive el Gobierno la tiene a Elisa Carrió como protagonista principal.

Protagonista. El miércoles saludó a la comunidad judía vía Twitter, su canal predilecto para marcar la agenda. Después de la sesión, se recluyó en su casa bonaerense.
Protagonista. El miércoles saludó a la comunidad judía vía Twitter, su canal predilecto para marcar la agenda. Después de la sesión, se recluyó en su casa bonaerense. Foto:Telam

“Por lo que hizo le tendrían que estar preparando un monumento”, exageró ayer una persona de su entorno. Otros miembros de Cambiemos, en cambio, son más cautelosos a la hora de calificar cada paso, cada gesto y cada palabra que realiza. Lo que está claro es que cada situación crítica que vive el Gobierno la tiene a Elisa Carrió como protagonista principal. Y la de la caótica jornada del jueves no fue la excepción.

Horas después de terminada la sesión, ya estaba rumbo a su casa de Exaltación de la Cruz, con el objetivo de descansar todo el fin de semana. Pero ayer no perdió tiempo y contraatacó: presentó, junto a otros diputados de Cambiemos, una denuncia contra los opositores que protagonizaron los incidentes en el recinto. Apuntan a dos delitos: la perturbación del orden en las sesiones de un cuerpo legislativo (artículo 241 del Código Penal) y la intimidación pública (221).

Pero la influencia de la líder de la Coalición Cívica en el debate no empezó el mismo jueves. La semana pasada ya había expresado que tenía diferencias con el proyecto de reforma del sistema previsional. Le preocupaba el ya famoso “empalme” de las dos fórmulas, por los tres meses que quedarían afuera del aumento en marzo.

Eso generó acaloradas discusiones puertas adentro de Cambiemos, durante todo el fin de semana largo. Con números en la mesa la terminaron convenciendo. El lunes, las diferencias se saldaron y Carrió firmó un comunicado junto a otros líderes de Cambiemos apoyando el proyecto.  Pero la diferencia con el empalme siguió revoloteando en su cabeza. Vía Twitter mantuvo su apoyo al proyecto, pero haciendo hincapié en el tema de la compensación. Presionó por el bono, pero encontró resistencias en la Rosada.

Llegado el momento de la sesión, la idea del bono ya estaba instalada. Y con el escándalo consumado, Carrió no desperdició la oportunidad de terminar de imponerlo.

“Esto no tiene sentido”, le planteó Lilita a Mario Negri y Emilio Monzó para ponerse de acuerdo en frenar la sesión.  Sus años de legisladora le enseñaron que nada bueno podía pasar si esa reunión continuaba. Sus pares coincidieron y ella tomó la palabra. De salida intercambió palabras con Juan Cabandié, con Graciela Camaño y Marco Lavagna, y se quedó reunida con Monzó.

Ya afuera del palacio legislativo, pudo hablar con Mauricio Macri y se enteró que estaban evaluando responder al fracaso político sacando la reforma con un decreto de necesidad y urgencia. “No lo hagas”, respondió contundente. “Esto no te voy a bancar”, reafirmó. La conversación terminó en buenos términos, pero para reafirmar su postura lanzó un tuit fulminante para los planes presidenciales: “Un DNU violaría gravemente la Constitución”. Una vez más fue vía Twitter, el nuevo canal predilecto de Carrió para marcar la agenda.