POLITICA PROCESADO

Graciela Ocaña: "Las declaraciones juradas de Milani harían sonrojar a San Martín"

La legisladora porteña cargó contra el ex jefe del Ejército tras su procesamiento.

Foto:Cedoc

La legisladora porteña de Confianza Pública Gabriela Ocaña cargó este martes contra el ex jefe del Ejército César Milani, procesado por enriquecimiento ilícito, al ironizar que las declaraciones juradas presentadas por el teniente general retirado "harían sonrojar a San Martín y a Belgrano".

La candidata a Defensora del Pueblo de la Nación, denunciante en la causa, advirtió que el ex jefe del Ejército tiene que "explicar" ante la Justicia "por qué durante su mandato en el área de Inteligencia desaparecieron varias propiedades" de la institución castrense, "que valían mucho dinero y que estaban a nombre de sociedades, que servían para encubrir". 

"Las declaraciones (juradas) de Milani harían sonrojar a San Martín y a Belgrano, porque aduce que vivió con una cifra, como si dijéramos hoy para mantener a su familia, de menos de mil pesos anuales", enfatizó la legisladora en diálogo con radio Continental.

En esa línea, amplió: "Era un gran dibujo que, luego, Milani intentó cambiar con cobros de viáticos cuando estuvo como asesor para la embajada argentina en distintos países. Pero no le cierra nada con nada".

El juez federal Daniel Rafecas procesó ayer al ex jefe del Ejército por enriquecimiento ilícito y le trabó embargo hasta cubrir la suma de cinco millones de pesos, al entender que no pudo justificar sus bienes en relación a sus ingresos.

Rafecas también procesó por el mismo delito y embargó por dos millones de pesos al militar Eduardo Enrique Barreiro, señalado como presunto testaferro, que además está imputado por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura y cumple por eso arresto domiciliario.

Milani quedó bajo la lupa por la compra en junio de 2010 de una casa en el barrio La Horqueta, en el partido bonaerense de San Isidro, por un valor declarado en escritura pública de 1.500.000 pesos, aunque se desconoce cómo hizo para conseguir la mitad de ese dinero, en función de su sueldo.