POLITICA LAVA JATO

Odebrecht en Argentina: ¿En cinco días se destapa la olla?

Alejandra Gils Carbó recibirá todas las pruebas de la Justicia brasileña el 1 de junio. El "apuro" del gobierno por negociar con Odebrecht antes y las denuncias de Carrió contra Cambiemos.

Alejandra Gils Carbó y Germán Garavano, dos agentes claves para el avance de la causa.
Alejandra Gils Carbó y Germán Garavano, dos agentes claves para el avance de la causa. Foto:Cedoc

La próxima será una semana clave en lo que concierne la mega causa de Odebrecht en Argentina. El famoso Operativo Lava Jato por el que se investiga el pago de coimas de la empresa constructora brasileña en Latinoamérica podría comenzar a destrabarse en el territorio nacional, luego que se confirmara que la Justicia de Brasil enviará todos los videos delatores a la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó.

En este sentido, fuentes de la Procuración brasileña consignaron que, a partir del jueves próximo, 1 de junio, serán remitidos a la Procuración Argentina los videos de los delatores y documentos sobre los sobornos pagados en Argentina que, según la confesión de la empresa, habrían alcanzado los 35 millones de dólares entre el 2007 y el 2014. 

Odebrecht y la fiscalía general de Brasil, conducida por el procurador general Rodrigo Janot, firmaron un acuerdo en diciembre que vence el 1 de junio, un plazo pedido por la empresa para negociar acuerdos en los países donde quiere seguir operando por los delitos cometidos antes de que se conozca el contenido del proceso.

Negociaciones. A comienzos de la semana, el ministro de Justicia, Germán Garavano, se reunió a solas con representantes de Odebrecht con el objetivo de negociar un acuerdo de intercambio de información por fuera de la Justicia. Días más tarde, el miércoles, volvieron a renunirse, pero esta vez con la presencia de la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, y al flamante Procurador del Tesoro, Bernardo Saravia Frías. 

En esa ocasión, los representantes de la constructora brasileña presentaron un primer borrador del arreglo, pero la reunión finalizó de forma abrupta, ya que al enterarse de que la justicia estaba allanando las oficinas de Odebrecht a pedido del juez federal Sebastián Casanello, los abogados de la empresa se retiraron de la mesa. Según trascendió, los pedidos de la compañía a cambio de información serían tan desmesurados que firmar el acuerdo, tal como está redactado, dejaría al gobierno al borde de la ilegalidad.

Qué dice Garavano. El ministro de Justicia sostuvo este viernes que "la Procuración del Tesoro está revisando todos los contratos" de la constructora brasileña Odebrecht en la Argentina para definir si la desplazan del consorcio que se encarga del soterramiento del tren Sarmiento.

También lanzó toda la responsabilidad de corrupción en la obra pública sobre el gobierno anterior al afirmar que "hay 35 millones de dólares que pagaron en coimas a funcionarios públicos del gobierno de la señora (por la ex presidenta Cristina Fernández)".

La medida se da en reacción a las declaraciones que hizo la exmandataria a C5N donde dijo: "Yo con esta información suspendería todas las obras de Odebrecht. Si hay que investigar a Odebrecht, hay que investigar a todos los socios de la empresa en la Argentina".

En tanto, Garavano confirmó que finalmente la fallida reunión con Odebrecht será la semana que viene.

El fuego de Carrió. La semana pasada, Elisa Carrió, diputada nacional y aliada del Gobierno había acusado a  todo el sistema político y judicial de proteger al ex ministro de Planificación Julio De Vido en esta causa, alegando que su testimonio podría comprometer a empresarios, banqueros y jueces. Incluso, aclaró, a “algunos sectores del gobiernoactual.

Tal como publicó PERFIL en su edición del domingo, fuentes cercanas a la diputada afirman que Carrió exige puertas adentro del Gobierno que se faciliten todas las herramientas al Poder Judicial para que se propicie el acuerdo con Brasil y se haga pública la lista de todos los que recibieron coimas de las constructoras brasileñas y de los que las pagaron. Pero por ahora desde el Gobierno sólo recibió gestos.

Las sospechas de coimas por la obra del soterramiento del Ferrocarril Sarmiento apuntan no sólo a Odebrecht, sino a su socia local: Iecsa, entonces propiedad de Angelo Calcaterra, primo de Macri.

En este marco, el ministro de Transporte Guillermo Dietrich le respondió a Carrió al afirmar que el Gobierno no encubre a De Vido, pero se sumó a la denuncia de la diputada contra el "sistema político" por no permitir que se avance en la investigación de la causa Odebrecht, para que la empresa "diga quiénes recibieron coima en el país".

En sintonía con los ministros, esta semana el jefe de Gabinete Marcos Peña también se sumó al pedido para que Odebrecht "diga todo lo que sabe", y también acusó a Gils Carbó de "dilatar" la investigación. "Somos los primeros en querer saber a quién se pagó coimas", aseguró el ministro coordinador.

Hasta ahora, Gustavo Arribas, es el único salpicado por el escándalo de coimasLas sospechas cayeron sobre el titular de la AFI e íntimo amigo del presidente en febrero de este año, cuando se lo acusó de recibir más de medio millón de dólares en carácter de "coimas" de la constructora. La confusa defensa del funcionario en esa ocasión fue que había recibido 70 mil dólares por la venta de una propiedad a un comprador al que nunca pudo identificar. Pero hace dos semanas, el operador brasileño Leonardo Meirelles, testigo clave del caso, declaró ante la justicia argentina y volvió a complicarlo. El arrepentido aseguró que le transfirió cerca de US$ 850.000 en, al menos, 10 operaciones bancarias. 

Lo que resta saber ahora es, si la información que brindará la justicia brasileña la semana que viene permitirá conocer los nombres de los demás implicados en los hechos de corrupción. Habrá que esperar.