POLITICA PERITOS CRIMINALISTICOS

Otra junta por Nisman que tampoco coincidirá

La junta criminalística que analiza el escenario de la muerte de Alberto Nisman volverá a reunirse el martes. Según pudo saber PERFIL, al igual que en la junta médica, el debate enfrenta a la querella con los peritos de la Policía Federal y la defensa. Tienen posiciones disímiles sobre la posición en la que estaba Nisman al momento del disparo y sobre la presencia de una tercera persona. Si bien los médicos que participaron de la junta acordaron que no hubo sangre en tráquea, esófago ni estómago, este dato impactará en el trabajo de los criminalistas y será otro punto de discusión.
Según explicaron fuentes que participan en los peritajes, todos coinciden en que la sangre de boca, nariz y oídos salió por “ruptura de esfenoida etmoidea temporal por impacto del balazo sobre la masa endocraneana” y que “drenó por trompa de Eustaquio y lámina criboides y otras”.
Ello confirma que hubo sangrado por boca y nariz. Pero para los peritos de Sandra Arroyo Salgado imposibilita que la mancha del lavabo sea producto de una bocanada y refuerza su teoría de que el fiscal fue ejecutado de rodillas. Y destacan que el sangrado es por “escurrimiento pasivo”, cuando el fiscal ya estaba muerto.
Los expertos oficiales y de la defensa sostienen lo contrario: es compatible con “el spurt o bocanada en el momento del impacto”. Es decir que “la sangre escurrió desde arriba por la ruptura esfenoidea y provocó la bucorragia”. Luego, en el piso, la sangre no fue a tráquea sino que en la sobrevida se derramó por la herida del disparo, la posición natural para salir. Y es posible que la gran hemorragia posterior –ya en posición de cúbito dorsal– no fuera por boca.

Cecilia Di Lodovico