POLITICA TRIBUNALES EN TODO EL PAIS

Otros cuatro jueces tienen más de 85 años

Ninguno alcanza la edad de Carlos Fayt, pero un magistrado de Tucumán ejerce con 93 años. El miembro de la Corte tampoco es el único que firmó resoluciones desde su casa.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

El Gobierno redobló esta semana los cuestionamientos al ministro de la Corte Suprema Carlos Fayt. Se le pidió que mostrara que está en pleno uso de sus facultades y se ventilaron sospechas por su supuesta ausencia durante la acordada que prolongó el mandato del presidente del máximo tribunal, Ricardo Lorenzetti, hasta 2019. Sin embargo, no es el único juez que supera los 90 años o ejerce funciones judiciales desde su casa.
El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, fue el principal ariete que impulsó las dudas sobre la capacidad del magistrado tras la publicación de un artículo de Horacio Verbitsky en Página/12, donde puso en duda su lucidez, hace una semana. “No puede ser que no sepamos en qué condiciones está un miembro de la Corte. ¿Por qué ocultan esa situación?”, insistió ayer.

Un caso que no es único. A pesar de que todos los cañones apuntaron contra Fayt, hay varios casos en los que, por edad o enfermedad, un magistrado firmó sentencias y resoluciones desde su casa o, incluso, en una clínica convaleciente. Tal fue el caso del fallecido titular del Juzgado Federal Nº 1 de La Plata, Manuel Blanco, quien llegó a firmar sentencias en el centro de salud donde recibía quimioterapia. El integrante de la Cámara Nacional Electoral Rodolfo Emilio Munné, de 87 años, también hace ya tiempo que firma los fallos desde su casa, indicaron fuentes
judiciales.
En algunos casos, los magistrados más veteranos aparecen sin voto propio, como ocurrió en el último fallo publicado por la Sala VII de la Cámara Nacional del Trabajo, donde Néstor Rodríguez Brunengo, de 84 años, figura como integrante de la sala que “no votó”. En 2013 Brunengo ya había firmado un fallo contra el gremio de Hugo Moyano en un sanatorio donde se encontraba internado.
Fayt es el único integrante del Poder Judicial nacional que nació en la primera década del siglo pasado, el 2 de febrero de 1918. Sin embargo, hay hoy otros cuatro jueces mayores de 85 años. Y, al finalizar este año, llegarán a ocho los integrantes de la Justicia nacional que superan en diez años el límite de los 75 que impuso la Constitución reformada en 1994.
El magistrado más veterano después de Fayt es Raúl David Mender, vocal de la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán, quien cumplió en febrero pasado 93 años.

Defensas. El jueves, la hija del magistrado, Graciela Fayt, salió al cruce de los rumores al indicar, en diálogo con Radio Vorterix, que su padre “está bien y está vivo, si ésa es la preocupación”. Y agregó en su defensa: “La lucidez, la brillantez y el trabajo de mi padre no pueden ser puestos en duda”.
También había dado referencias de un contacto con Fayt el abogado Jorge Rizzo: “Me dijo que hay un embate del Poder Ejecutivo y que siente que a algunos les molesta su presencia en la Corte desde hace tiempo, pero que va a aguantar los embates y resistir en el cargo”. Rizzo aseguró ayer desde su cuenta en Twitter que
Fayt hablará hoy en su programa de radio.
Sin embargo, el oficialismo insiste en que aún no se ha escuchado la voz del propio juez. Fernández sugirió que se presente ante la prensa en la puerta de su casa mientras que el diputado Carlos Kunkel dijo que debía visitar a la Comisión de Juicio Político y evaluó que “no puede hablar por terceros, o cuartos”.



Aurelio Tomas