POLITICA EN LA ESQUINA CARLOS GARDEL

Oyarbide celebró rodeado de famosos y colegas su 20º aniversario judicial

Hubo 35 invitados que le regalaron desde cuadros hasta perfumes. El menú incluyó empanadas y bifes. Y hubo un show de tango que extendió los festejos hasta el atardecer.

PERFIL COMPLETO

Foto:CEDOC - Aballay.

Aunque el tango dice que “20 años no es nada”, el juez federal Norberto Oyarbide decidió celebrar ayer al mediodía sus dos décadas en el cargo con un almuerzo en el restaurante de la Esquina Carlos Gardel del barrio porteño de Abasto.

El magistrado fue el primero en llegar, pocos minutos después de las 13, para controlar hasta el último detalle del agasajo que organizó en el local ubicado en la intersección de Anchorena y el pasaje Carlos Gardel, que cuenta con capacidad para más de 400 invitados. Sin embargo, Oyarbide eligió una celebración más íntima y sólo invitó a 35 comensales.

El evento había sido mantenido en estricta reserva. De hecho, la mayoría de los empleados no sabía el motivo de la reunión. Al llegar, escoltado por cinco custodios –a los que se sumaron efectivos de la policía–, el juez dio la orden de evitar las fotos de PERFIL, único medio presente.

Los invitados comenzaron a llegar cerca de las 14 al local, donde se realizan veladas de tango y cena, con los turistas como su principal público. Según pudo averiguar PERFIL, el alquiler para eventos es más bien inusual.

El menú fue sencillo: empanadas y bife. Sin embargo, los asistentes eligieron vestirse con elegancia. Entre los invitados hubo amigos, colegas, personal jerárquico de la policía y la artista Florencia de la V, amiga cercana del magistrado. Entre los regalos que recibió el juez, hubo un cuadro. Ninguno de los invitados quiso realizar declaraciones.

La comida de ayer fue amenizada con la presentación de un cantante, que entonó el tango Sur acompañado de un bandoneón. También pudieron disfrutar los comensales de la presentación de una pareja de bailarines de la Compañía de la Esquina Carlos Gardel.

La celebración se prolongó hasta las 17, aunque algunos de los convidados se retiraron un poco antes. Desde la llegada del juez, hubo una fuerte presencia de personal policial y de la escolta del propio juez, que luego se sumó a los efectivos de civil que acompañaban al jefe de la Policía Federal, comisario general Román Argentino Di Santo, otro de los convidados por el hombre más polémico del fuero federal.

Oyarbide es reconocido por sus excentricidades a la hora de celebrar y por su afición al tango y la cultura popular. Uno de sus más recordados cumpleaños fue organizado en el spa Colmegna, donde los asistentes, en bata, pudieron disfrutar del concierto de una orquesta de cámara.

Otro spa, aunque mentiroso, Spartacus, marcó el primer escándalo en el que estuvo envuelto el juez, por la difusión de un video comprometido en el que aparecía con otro hombre. Las derivaciones de este escándalo lo enfrentaron al juicio político, que sorteó gracias a la mayoría peronista del Senado de los 90.

Este año causó un fuerte revuelo político tras la suspensión de un allanamiento en la financiera Propyme, luego de recibir una llamada de Carlos Liuzzi, segundo del secretario de Legal y Técnica y hombre K, Carlos Zannini.



Aurelio Tomas