POLITICA LA FAMILIA AL PODER

Padres, hijos y cuñados en la novela de la campaña

Máximo Kirchner y Mauro Urribarri tienen aspiraciones electorales. El cuñado de Massa y su cruce con Gustavo Posse. También jugará el hijo de Juanjo Alvarez. 

PERFIL COMPLETO

 Gustavo Posse, precandidato a gobernador bonaerense por el massismo, enfrenta a la suegra y el cuñado de Sergio Massa en su pago chico.
Gustavo Posse, precandidato a gobernador bonaerense por el massismo, enfrenta a la suegra y el cuñado de Sergio Massa en su pago chico. Foto:@gustavoposse

El espectáculo electoral de 2015 ofrecerá un capítulo shakespeareano. Como nunca antes, hijos, padres, cuñados y suegras de las principales figuras políticas tendrán un rol central en la campaña. Desde su presentación en el acto de Argentinos Juniors como jefe formal de La Cámpora, el gobierno agitó el apellido Kirchner –de Máximo, esta vez– para ocupar distintos cargos. Pero a un año de las PASO, también Sergio Urribarri y Sergio Massa cruzarán política con poder y familia.

Sobre las distintas opciones de una candidatura para Máximo Kirchner, la más viable es la de la intendencia de Río Gallegos. Hoy Máximo tiene 37 años, la misma edad que tenía Néstor cuando asumió ese cargo, en 1987. De todas formas, el jefe de La Cámpora definirá si replica el camino paterno minutos antes del cierre de las listas. Si las encuestas no le garantizan un triunfo, el hijo de Cristina se evitará el desgaste.

Dentro del universo kirchnerista, el hijo de un presidenciable de sostenida prédica cristinista también irá por una intendencia. Mauro Urribarri, hijo del gobernador de Entre Ríos, pretende ser electo en Concordia, la segunda ciudad provincial.

En la vereda de la oposición, el massismo cuenta con su propia novela de enredos políticos entre hijos, suegras y cuñados. Porque si bien el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, es un firme precandidato a la gobernación bonaerense, la suegra y el cuñado de Sergio Massa son sus opositores más activos a nivel municipal. “Al Frente se subieron muchos oportunistas y habrá que acomodar los melones al andar. Yo voy a decir lo que pienso. Quiero gente que cumpla requisitos y le digo no a la corrupción”, le comenta a PERFIL la concejala Marcela Durrieu, madre de Malena Galmarini, esposa de Massa y funcionaria de Tigre.

Hace diez días, la suegra de Massa le ganó una importante pulseada judicial a Posse: consiguió frenar una ordenanza que permitía la construcción de viviendas y oficinas en los 43 mil metros cuadrados del hipódromo de San Isidro.

A tal punto llega la antipatía hacia Posse, que Durrieu impulsa a su hijo, Sebastián Galmarini, cuñado de Massa y senador provincial, para la intendencia de San Isidro. Otro hijo massista con aspiraciones es el concejal de Hurlingham, Rodrigo Alvarez. Con la banca de su papá, Juanjo, jefe de campaña de Massa y ex ministro duhaldista, Rodrigo pretende desbancar al intendente Luis Acuña, que a su vez todavía pertenece al Frente
Renovador.

“Viene una etapa de cambios y yo puedo representar mejor que Luis lo que hizo Sergio en Tigre”, desafía Rodrigo Alvarez, hijo de un eterno operador en las sombras del peronismo.



Andres Fidanza