POLITICA NEGOCIOS, BOCA Y CORRUPCIÓN


Macri, su pasado y su padre

En los 90, la firma Itrón hizo varios negocios con el sector público. La empresa se "fusionó" con Siemens y el escándalo de los DNI rozó a la familia.

PERFIL COMPLETO

Un sector de la oposición suele endilgarle a Mauricio Macri que con su gobierno volvieron los noventa. Pero la frase tiene un sentido más personal para el Presidente que el slogan opositor. Hacia fines de los '90, cuando se registraba en las islas Bahamas la cuenta Fleg Trading Ltd que ventilaron en el mundo los Panamá Papers, el grupo encabezado por el patriarca Franco Macri se mostraba especialmente activo en la conformación de negocios en la frontera aceitosa entre lo público y lo privado.

Por aquellos años, la firma Itrón del Grupo Macri había cerrado contratos con el sector público, por ejemplo en el manejo de los sistemas catastrales y la administración de rentas de Capital Federal, Misiones, Salta y San Luis. Los contactos políticos abrían las puertas para nuevos emprendimientos. Para entonces también había logrado buena recepción en la política cordobesa, con el control de la recaudación y el procesamiento de las tarjetas para el transporte en la ciudad de Córdoba. Tan triunfante se mostraba la marcha de la compañía, que su principal impulsor, Orlando Salvestrini, se entusiasmó con plasmarlo en el libro “Una historia exitosa: el caso Itrón”. Salvestrini también daría rienda suelta a otra pasión. El fútbol. Y acompañaría al treinteañero Mauricio Macri como tesorero de Boca Juniors. Algunos dicen que el nombre se lo impuso el patriarca del grupo empresario. La sombra paterna todavía se cernía sobre el heredero.

La “historia exitosa” de Itrón llamó la atención a otras compañías interesadas en conocer sus secretos, en especial a Siemens que ya se relamía con la confección de los futuros documentos nacional de identidad. En 1999, un año después de la apertura de Fleg Trading en Bahamas, Itrón del Grupo Macri y Siemens firmaron un "acuerdo de entendimiento" para operar juntos. Hasta entonces, Itrón había quedado fuera del negocio de los DNI. Salvestrini definía el acuerdo como “una fusión”, no una venta. Y pronosticaba que se volcarían “de lleno a Brasil”.

La confección de los DNI se transformó finalmente en un escándalo de corrupción internacional. En 2013, el juez federal Ariel Lijo procesó y embargó a 17 imputados por el presunto pago de sobornos a funcionarios para quedarse con el negocio de los documentos. Entre los procesados figuraba el nombre de Orlando Salvestrini, el biógrafo de Itrón, quien alguna vez quiso ser el heredero de Mauricio Macri en Boca. Ya en la jefatura de gobierno porteña, Macri le bajó el pulgar a Salvestrini y se inclinó por Pedro Pompilio. La grieta con Franco era ostensible.

Ahora, a la vuelta de un nuevo siglo, la brisa de Panamá trajo los recuerdos de aquellos noventas. Acechantes.  

 

(*) Editor jefe de la sección Política de Diario Perfil. Especial para Perfil.com. En Twitter: @DamianNabot



Damián Nabot (*)