POLITICA CAUSA POR ENCUBRIMIENTO DEL ATENTADO

Para la AMIA hay "desinteligencias" entre el Gobierno y el fiscal de la causa

La mutual judía respaldó la decisión del Ministerio de Justicia que desestimó las acusaciones contra los ex fiscales Mullen y Barbaccia hechas por la Unidad Especial que encabeza Mario Cimadevilla.

El presidente de la AMIA Agustín Zbar
El presidente de la AMIA Agustín Zbar Foto:Cedoc

La Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) manifestó, a través de un comunicado, su preocupación por “desinteligencias, a esta altura inocultables, entre el Ministerio de Justicia y el titular de la Unidad Especial AMIA, Mario Cimadevilla, que actúa en carácter de querellante en el juicio”. 

La reanudación, este jueves, del juicio oral por presuntas irregularidades cometidas durante la investigación del ataque terrorista ocurrido en 1994 despertó indignación en el ente con sede en Pasteur 633. El foco de conflicto surgió por los alegatos del organismo dirigido por Cimadevilla, que pidió que en el juicio sean condenados los ex fiscales Eamón Mullen y José Barbaccia, acusación que fue rechazada por el Ministerio de Justicia.   

En el comunicado, AMIA expresa que los "alarma que la Fiscalía (que pidió 8 años de prisión para Mullen y Barbaccia) haya retomado en su alegato viejas conclusiones de la sentencia del Tribunal Oral Federal (TOF) N°3, que fuera anulada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en 2009".

En esta línea, entiende “como un acto valioso por parte del Ministerio de Justicia que haya retirado las acusaciones” contra los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia que dieron los fundamentos para ejecutar “las órdenes de captura internacional dictadas por Interpol contra los ciudadanos iraníes imputados”, indicó el comunicado.

“Nos parece que es seguir manteniendo un relato que no está respaldado por las pruebas”, explicó a PERFIL el abogado de AMIA, Miguel Bronfman y agregó que la tesis del TOF 3 “fue anulada por la Corte Suprema en 2009, que dijo que buena parte de la investigación debía mantener su validez”.

Por lo que “las pruebas en este juicio no demostraron que fue toda una causa armada a propósito y toda esta acusación que se quiere mantener; por eso este comunicado”.

En tanto, el comunicado detalla con preocupación que la UFI AMIA “adelantó que pedirá la condena de Rubén Beraja, presidente de una de las instituciones comunitarias al momento del atentado”.

Para Bronfman la acusación a Beraja es “arbitraria e infundada. No tiene basamentos y pruebas sino que es todo parte de esa teoría conspirativa de que fue todo armado a propósito y para eso sirve poner ahí a un representante de la institución”, afirmó. 

Por su parte, la AMIA espera que la Unidad Especial “cumpla con su deber de fundar los alegatos con la necesaria objetividad, basándose únicamente en la evidencia producida a través de las pruebas del juicio, y que no se limite a reproducir un libreto ya preestablecido”.

Además, desde la institución consideran “imprescindible y urgente conocer la opinión de los dirigentes actuales de la DAIA ante tan grave e infundada acusación”.

Para cerrar la organización espera “que el trámite final de este juicio oral quede encausado dentro del estricto orden de la legalidad, y que quienes tienen la elevada misión de dirimirlo puedan cumplir su tarea con prudencia y objetividad, con basamento en las pruebas, y no en especulaciones políticas o coyunturales”, detalla el texto.