POLITICA ADVERTENCIA DE UN EMBAJADOR NORTEAMERICANO EN LA OEA

Para la OEA, “en Argentina hay problemas de narcotráfico”

Paul Simons, de la Comisión Interamericana para el Abuso de Drogas pidió “profundizar las instituciones” para luchar contra la droga.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

Para el Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana para el Abuso de Drogas (Cicad) de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Paul Simons, la Argentina debe “desarrollar y profundizar las instituciones” para poder luchar efectivamente contra el narcotráfico, aunque aclaró que eso “lleva tiempo y no hay resultados muy rápidos”.

Después de una carrera de más de 30 años en el servicio diplomático de los Estados Unidos, al embajador Simons le cuesta salir de un discurso políticamente correcto. Durante su paso por Salta, donde participó del Encuentro Internacional del Programa Alianza de Ciudades contra las Drogas de Europa, Latinoamérica y el Caribe Eulac 2014, dialogó con PERFIL.


—¿Aumentó la cantidad de droga secuestrada en el país?
—Lo clave es profundizar la institucionalidad y desarrollar las instituciones, eso toma tiempo y no hay resultados muy rápidos. La razón por la que estamos aquí es para apoyar al país en su desarrollo institucional.


—¿Qué problemas ve en la Argentina?
—En la Argentina hay problemas de consumo, de narcotráfico, de desarrollo e integración social. Son los mismos problemas que tienen otros países del hemisferio.


—¿Qué opina sobre la despenalización de la tenencia para consumo personal?
—No quiero dar una opinión puntual. Muchos países en el hemisferio han despenalizado la tenencia para consumo personal. Pero también hay muchos países en donde hay una línea gris porque, a veces, los jueces tienen la capacidad para determinar si la cantidad que tenía el individuo es para consumo personal o para narcotráfico.


—¿Desde la OEA qué se recomienda?
—Estamos acumulando información para saber qué es lo que está pasando en los diferentes países, hay mucha variación. Hay algunos tribunales que están desviando a los consumidores desde el sistema penitenciario a un sistema de tratamiento vigilado, ese es un modelo bastante interesante. Hay 14 países experimentando con ese sistema.


—¿Es factible regular las drogas, como en Uruguay?
—La mayoría quiere ver qué pasa en Uruguay. Muchos países están en contra porque es muy difícil construir un sistema que provea estas sustancias, hay que tener muchos controles regulatorios. Hay países que no están en condiciones de crear un sistema regulatorio, es muy complicado. Uruguay es un país chico, con experiencia en otras sustancias como el tabaco, y ellos tienen mucha institucionalidad, y no es un país tan grande como la Argentina.


—¿Cómo ven el mercado regulado de drogas?
—Ahí estamos hablando de instalar una oferta legal. La despenalización del consumo fácilmente puede vivir con la oferta que viene con la criminalidad. Hay lugares que ya tenían despenalizada la portación y ahora están proveyendo un sistema legal de oferta. Eso no es despenalización, eso es mercado regulado. Si se empieza una oferta legal y los jóvenes ya creen que las sustancias no son malas y empiezan a consumir y la ciencia demuestra que pueden tener daños, es un riesgo.



Fernando Oz