POLITICA


Para las monjas del monasterio, las bóvedas son "sepulcros"

Las religiosas del convento de General Rodríguez le manifestaron a la fiscal Rodríguez qué destino tenían pensado para esos espacios.


Foto:Cedoc

Las tres bóvedas de cemento encontradas mediante el olfato de los perros adiestrados de las fuerzas de seguridad en el monasterio de General Rodríguez, capaces de albergar hasta 400 millones de dólares, son "sepulcros" según la versión de las monjas que habitan el lugar.

En el lugar fue detenido hace una semana el ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo, José López, cuando intentaba ocultar casi 9 millones de dólares.

El intendente del distrito, el macrista Miguel Darío Kubar, contó que las monjas del monasterio le "manifestaron a la fiscal" Alejandra Rodríguez que esos espacios tenían "destino mortuorio", que eran "tumbas" para "cuando ellas pasen a mejor vida".

El jefe comunal, si bien dijo creer en la versión de las religiosas, advirtió que ordenará averiguar en reparticiones de la Municipalidad si esa "intervención en construcción" fue "declarada", porque debe contar con "autorización del Municipio".

Los voceros policiales detallaron que una de las bóvedas, de unos 3 metros de largo por 2 de ancho y 1,40 de alto, fue hallada debajo del altar de la capilla del "Monasterio de las Monjas Orantes y Penitentes de Nuestra Señora del Rosario de Fátima", y tenía una tapa de cerámica recubierta por una alfombra.

Con ayuda de perros especialmente adiestrados, los agentes encontraron después otras dos en la capilla, una cubierta recientemente con escombros, aseguraron los informantes. López fue descubierto en la madrugada del 14 de junio en el lugar, con 8.982.047 dólares, 153.610 euros, 425 yuanes, 49.800 pesos y dos reales de Qatar.

Por su parte, Kubar sostuvo que el "procedimiento" que permitió que se encontraran las bóvedas fue concretado "el sábado" último.

Precisó que la Municipalidad prestó "colaboración" porque había recibido un "pedido de materiales de corte para poder acceder a una de las tres bóvedas". Sobre éstas, el intendente contó que, "según lo que manifestaron las monjas, son bóvedas con destino mortuorio, para descanso de restos humanos". "Uno trata de ser muy cauto porque es un lugar de culto, religioso, y yo manifiesto y cuento lo que le manifestaron las monjas a la fiscal: que estaban destinadas a ser un lugar de reposo para cuando ellas pasen a mejor vida", completó en diálogo con radio Mitre.

El jefe comunal puntualizó que "uno de los lugares lo habían hecho por error y, por eso, lo habían tapado". "Había tres (bóvedas), dos con tapa removida y una sobre la que manifestó la fiscal cierta sospecha, que se procedió a cortar y estaba tapada; no había nada cuando se destapó: estaba rellena con escombro", relató.

Detalló luego que "el tamaño que tenían era el de un nicho: 1,20 metros de altura, un largo de 2 metros y un ancho de 1,50 metros". Kubar, consultado por radio La Red sobre si creía la versión de las monjas, respondió: "Yo interpreto que (el destino) era una eventual tumba".

"El tamaño daba como para que entrara un cajón", agregó, pero alertó que ordenará averiguar en reparticiones de la Municipalidad si esa "intervención en construcción" fue "declarada" porque debe contar con "autorización del Municipio". "Hoy, nos vamos a comunicar con la Dirección de Planeamiento para que busque si hay antecedentes en la Secretaría de Planificación de Obras y en la Dirección de Obras Particulares", concluyó.



Redacción de Perfil.com