POLITICA REPERCUSIONES

Para unos, una muestra de apoyo, para otros, un llamado de atención

En el Gobierno resaltaron las palabras de aliento de Francisco. En la oposición, la preocupación del Papa por la pobreza.

Arreglos. Antonia, la hija del matrimonio presidencial, capturó la atención del Pontífice.
Arreglos. Antonia, la hija del matrimonio presidencial, capturó la atención del Pontífice. Foto:Cedoc Perfil
“Fuerza y para delante”. De esa frase del papa Francisco se sujetaron en el Gobierno para resaltar que la relación con el presidente Mauricio Macri avanzó hacia el apoyo y dejó atrás la desconfianza. La pronunció el Papa cuando finalizó la audiencia entre ambos, a modo de saludo, y fue resaltada en forma insistente desde la misma Casa Rosada.

El entusiasmo llegó al grado de que en el Gobierno se atrevieran a negar que existía un vínculo más estrecho entre el Papa y Cristina Kirchner que entre el Sumo Pontífice y Macri. “Lo que pasa es que eran reuniones más largas, pero eso no significa que tuvieran mejor relación. Ella empezaba a hablar y no paraba”, minimizó un funcionario en diálogo con este diario.

 “Macri es más concreto y sintético, por eso las reuniones duran menos”, interpretaron en Gobierno en alusión a las diferencias de tiempo entre los encuentros con Fernández de Kirchner y con Macri.

Por el contrario, el ex embajador ante el Vaticano, el kirchnerista Eduardo Valdez, consideró que no es casual “que un día antes de la audiencia, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, muy cercana al Papa, haya sacado un duro documento sobre la situación económica y social en la Argentina”.

“Espero que ya que Macri reconoce en el Papa un liderazgo moral, eso sirva para que la situación social en la Argentina mejore, sobre todo, cuando la pobreza creció fuertemente según el propio Indec”, precisó, en diálogo con PERFIL.

En noviembre, Francisco tiene previsto recibir a los movimientos sociales, que son críticos de la gestión actual.

De hecho, estos movimientos impulsan la declaración de emergencia social en todo el país, con el objetivo de crear un millón de puestos de trabajo en la economía informal.

Quienes conocen al papa Francisco aseguran que está muy preocupado por la situación económica y social en la Argentina. Y que por ese motivo, ante Mauricio Macri, expuso con mucha precisión datos sobre lo que está ocurriendo en el país. Las palabras y los gestos dejan todavía tela para ambas interpretaciones.