POLITICA


Paro en la línea A del Subte

La medida de fuerza se mantiene hasta mañana. Es por un conflicto gremial entre conductores y guardas. 

Un paro por tiempo indeterminado afectó la línea A de subte, que une al barrio de Flores con la plaza de Mayo, por un conflicto gremial entre conductores y guardas con la empresa Metrovías, por el esquema de reordenamiento laboral que implementó la compañía que comenzó a aplicar sanciones a quienes no se plegaron a los cambios.

El paro de actividades, que la empresa calificó de "sorpresivo", fue dispuesto por la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP), que rechaza las sanciones aplicadas por la empresa a los trabajadores que no cumplen con el nuevo esquema de reordenamiento. Desde Metrovías argumentaron que la "finalidad" de la compañía es "mejorar los estándares actuales de regularidad del servicio" y, en función de eso, "se están aplicando sanciones disciplinarias a guardas y conductores de algunas líneas" que no cumplan con estas medidas.

La medida de fuerza se da un día después de que el juez en lo contencioso administrativo y tributario de la ciudad de Buenos Aires Pablo Mántaras levantó la medida cautelar que tenía suspendido el aumento de la tarifa del subte a 3,50 pesos.

La línea A amaneció ayer de paro por tiempo indeterminado tras una medida de fuerza de conductores y guardas que la empresa calificó de "sorpresivo", en rechazó a las sanciones implementadas por la empresa a los trabajadores que no cumplen con el nuevo esquema de reordenamiento.

En este sentido, el metrodelegado Néstor Segovia sostuvo que si los conductores aumentan "la velocidad de los trenes" se corre "el riesgo que pase una tragedia" como la que ocurrió en la estación "Once", donde murieron 51 personas.

A través de su cuenta de Twitter, rechazó las medidas que intenta implementar la empresa concesionaria del servicio, Metrovías, y expresó que la compañía "pretende que las formaciones vayan mas rápido de lo normal para que no se note la falta de trenes".

Mediante un comunicado, Metrovías negó que "la implementación de cronogramas de servicio que pongan en riesgo la seguridad de los pasajeros y los empleados y que les exija mayores velocidades que las permitidas en la Línea A".

El metrodelegado de la línea A Flavio Baigorria aseguró que los empleados del subte "no" trabajan "a la velocidad que quiere la empresa y eso termina generando un retraso en el esquema" requerido. El gremialista explicó, en declaraciones al canal de noticias C5N, que "los compañeros se niegan a conducir a la velocidad que dice Metrovías porque pondrían en riesgo la vida de los pasajeros y de los propios trabajadores".

En cambio, la empresa sostuvo que el nuevo esquema de reordenamiento se implementó por "las malas prácticas" de los conductores y guardas como "conducir injustificadamente a una velocidad inferior a la planificada para aumentar el tiempo de viaje de cabecera a cabecera".

Y por la negación de los motorman a manejar "los trenes asignados sin que medie justificación alguna, y el viaje de la formación debe ser cancelado, con los consiguientes perjuicios a los pasajeros". Por su parte, Baigorria señaló que la situación que impulsó a los trabajadores a realizar el paro fue la sanción "a una decena de compañeros que no quieren manejar a una velocidad que pone en riesgo a los pasajeros y a los trabajadores", según informó la agencia DyN. 

En este sentido, Metrovias indicó que "recientemente" sancionó a un grupo de trabajadores "por afectar la regularidad del servicio generando la pérdida de casi 100 viajes por día".

"Este proceso de reordenamiento en favor de la mejora del servicio es el verdadero origen de las medidas de fuerza", expresó la empresa. 

Sobre el perjuicio que la medida de fuerza causa a los pasajeros que se ven impedidos de tomar esa línea, el metrodelegado sostuvo que los gremialistas ya le pidieron a la empresa que "implemente un diagrama de emergencia con el personal habilitado".



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • paro de subtes
  • línea A
  • Metrovías
  • metrodelegados