POLITICA

#PASO Cómo fue la cobertura de los canales de TV

Rostros alegres en El Trece y TN y nervios en los oficialistas. Abundantes verbos en potencial y cambios sobre la marcha.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc.

Desde temprano, las cámaras se acomodaron para atrapar la llegada de los candidatos. Insaurralde, Binner, Prat Gay, Scioli fueron algunos que decidieron hacer sus votos matutinos.

Mientras en lo de Mirtha (América) almorzaban Dady Brieva, Marina Calabró, Flavio Mendoza y Pamela David, Telefé –cuándo no– pasaba Los Simpson y la TV Pública mostraba un editado de los votos ya emitidos y remarcaba la ampliación del derecho para transexuales que votaron con sus nuevos DNI gracias a la Ley de Identidad de Género. 

Luego, se tomaron un respiro y apareció Cocineros Argentinos. Una hora antes del cierre, TN comenzó a mostrar los bunkers vacíos: el del Pro en Costa Salguero, el FPV instalado en el hotel Intercontinental, la Coalición Sur por Palermo y el Frente Renovador en un gimnasio de Tigre.

Cuando dieron las 6 de la tarde, América se concentró en “Ajustada ventaja de Massa” y la poca asistencia en Provincia. Se lanzó a un “Gana Bergman en Diputados” pero luego cambió a un más precavido “Ventaja de…”.

Telefe dedicó un rato a la “Amplia ventaja del Pro” y “Carrió la más votada de UNEN” para después despedirse y mandar una película, ofreciendo un seguimiento por la Web. TN y El 13 prefirieron los potenciales claros: “Ganaría Massa”, “Ganaría Michetti” y las fotos de estos dos se instalaron en lo bajo de sus pantallas. El 9 continuó con Angelina Jolie y sus labios.

Al rato, fueron apareciendo las opiniones, las especulaciones con octubre y se pasó al interior: Binner ganando en Rosario, Cobos en Mendoza, y Crónica TV anunciaba la ventaja de FPV a nivel nacional mientras Morales Solá, desde el 13, destacaba que al Cristinismo federal le había ido muy mal.

Y así siguieron los canales un buen rato más, cada uno destacando lo suyo, a puro potencial y relleno de conjeturas, esperando que se haga la hora en la que desde el centro de cómputos mandaran eso que algunos llaman “la verdad”.



Saula Benavente