POLITICA FONDO DEL CONURBANO

Paternidad, política y un guiño de un intendente peronista a Vidal

La gobernadora se mostró con uno de los caciques peronistas, en el marco de la negociación de los restantes gobernadores por los recursos del Estado..

María Eugenia Vidal junto a Martín Insaurralde.
María Eugenia Vidal junto a Martín Insaurralde. Foto:Cedoc

Entre chistes y anécdotas personales sobre la paternidad, la gobernadora María Eugenia Vidal se mostró hoy con uno de los caciques peronistas, el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde.

La foto supone dos datos centrales: en primer lugar, una imagen política en medio de la disputa por el PJ bonaerense. En segundo lugar, el apoyo que le dio Insaurralde al reclamo por el Fondo del Conurbano – que tendrá un nuevo capítulo mañana en la reunión en Casa Rosada con los gobernadores - y, a la vez, un guiño al ajuste que supuso la aprobación, ayer por la tarde, del Presupuesto bonaerense 2018.

La excusa fue una recorrida por la obra de construcción del aliviador pluvial Este del arroyo Unamuno, en Lomas de Zamora. Antes del acto, Vidal e Insaurralde charlaron animadamente, entre los obreros. Hablaron de la flamante paternidad del intendente: Insaurralde le contó algunos detalles del nacimiento de Chloé, su primera hija con la vedette y empresaria Jesica Cirio.

Una de las claves del encuentro fue el gesto del intendente sobre el reclamo sobre el Fondo del Conurbano: “Es una gran batalla que está dando la gobernadora para recuperar los recursos de la Provincia de Buenos Aires.  Yo le he dicho que la iba a acompañar desde el principio. Ha conseguido ganar esa gran lucha que es el primer tercio que le corresponde a los bonaerenses.  Es un gran triunfo de los bonaerenses, y ella es la que conduce los destinos de todos los bonaerenses.  Y encima  contempla fondos coparticipables para los municipios.  Estamos muy contentos de esta etapa y por eso hemos acompañado”, dijo Insaurralde.

Vidal venía de conseguir una buena noticia: la Legislatura bonaerense aprobó ayer el Presupuesto 2018 que supuso la autorización para conseguir financiamiento por $85 mil millones para obras, la ley Impositiva y la de Responsabilidad Fiscal de los municipios, una iniciativa similar a la que quiere la Nación para las provincias. El dato nuevo, además, fue que se votó antes del cambio de la composición de la Cámara, en diciembre. El pedido específico que le había ordenado la gobernadora al titular de Diputados, Manuel Mosca, y al presidente de la comisión de Presupuesto, Marcelo Daletto, fue que reduzcan la planta política y los gastos corrientes. En ese marco, según la ley votada ayer, redujeron unos $2500 millones que, según fuentes oficiales, “serán usados para obras”. El recorte supone que el presupuesto legislativo baje del 1,5% al 1,2% del total para el año que viene.

En este marco, Martín Insaurralde celebró hoy la aprobación: “El Presupuesto fue un gran avance. Yo reconozco ese gran trabajo y nosotros trabajamos con el gobierno provincial”. Un guiño con sabor peronista.