POLITICA EXPLICACIÓN

Peña justifica: "No hay nada que se haya apartado ni un milímetro de la ley"

El jefe de Gabinete se refirió hoy nuevamente al acuerdo del Gobierno con el Correo.

Para Marcos Peña, la reforma política sigue viva.
Para Marcos Peña, la reforma política sigue viva. Foto:Cedoc

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, se refirió hoy nuevamente a la polémica por el acuerdo entre el Gobierno y el Correo. "No hay nada que se haya apartado ni un milímetro de la ley", indicó. Además, reconoció que el ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, le mencionó "al pasar" que había que resolver esa deuda

Peña ratificó que el acuerdo entre el Estado y la empresa Correos Argentinos SA se enmarca en un proceso judicial que continúa abierto y recordó que "sin homologación de la Cámara no es válido". En ese sentido sentenció: "No hay nada que se haya apartado ni un milímetro de la ley, de la ética, de la transparencia y la institucionalidad".

A su vez, el funcionario negó algún interés oculto por tratarse de una empresa vinculada a la familia presidencial: "El Presidente es el primero que quiere dejar en claro esto. Macri no vino para esto, no es un negocio que le convenga a la familia. De hecho, la familia fue atacada durante mucho tiempo por ser el rival político del kirchnerismo. Pero eso es problema de la familia", argumentó en declaraciones a Radio Mitre.

"Lo que sí es un problema del Estado es tratar de encontrar mecanismos que, sin violar la igualdad ante la ley, puedan dejar la tranquilidad extra a todos los argentinos de que este proceso de cambio y el Presidente no queden envueltos en ninguna sospecha", agregó el miembro de Cambiemos.

En ese marco, recordó que el conflicto con el Correo data de hace tiempo. "Esto lleva 15 años generando un perjuicio claro al Estado. Y este Gobierno, dentro del marco de la ley, trata de resolverlo de la mejor forma para el estado".

Además, Peña reconoció que el ministro de Comunicaciones Oscar Aguad "nos ha mencionado al pasar que había que resolver este tema; con tranquilidad, nunca entramos en detalle ni en discusión porque le dijimos que se haga lo que corresponde, lo que tenga que ver con la ley".

Por ello cuestionó "a los que hicieron el perjuicio al Estado y ahora se rasgan las vestiduras igualando esto a los escandalosos hechos de corrupción como los bolsos de (el ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo José) López". 

Este conflicto surgió "por una disidencia de la fiscal (Gabriela Boquín) que no va a la audiencia donde van las partes" aunque, aseguró, "su deber era ir; y seis meses después saca un informe crítico con argumentos que no compartimos y que son muy poco sostenibles".

El funcionario advirtió que en el país "no hay antecedentes de un presidente que su padre sea empresarios y tenga conflictos con el Estado", por lo que el Gobierno está "en un terreno nuevo" viendo "cómo se resuelve".

"Si hay ingenuidad de parte del Gobierno en no preverlo, siempre es posible", consideró a la vez que remarcó que "gobernar en un país tan enfermo, en términos del debate político, y con tantos problemas arrastrados, te lleva a dos planos: o a la parálisis, que es no hagamos nada porque todo tiene un costado de debate político conflictivo, o tratemos de avanzar".

A su vez, el jefe de los ministros pidió que se investigue por qué "en 2009, las partes habían llegado a un acuerdo, hay actas, y en algún momento se paralizó el acuerdo" y planteó "si hubo especulación política" en esta "operación reservado que viene de mucho tiempo".