POLITICA RECHAZO A LA DOBLE INDEMNIZACION


Peña negó que haya ‘despidos masivos’ y criticó a la oposición

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc Perfil
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, salió ayer a poner en cuestión el diagnóstico que apunta a una situación generalizada de pérdidas de puestos de trabajo. Por su parte, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, advirtió que se oponen al “uso político” de los despidos.
Los funcionarios salieron así ayer a  responder a la iniciativa legislativa de la oposición en el Congreso, que avanzó en proyectos para castigar a los empresarios que despiden con una prohibición o la imposición de una doble indemnización.
“La información que estamos recopilando no nos indica que estemos ante despidos masivos. Tiene que ver con algunos sectores en particular, y que estamos trabajando para reactivar, como la construcción”, dijo ayer Peña durante una conferencia de prensa realizada en Casa Rosada.  
A la hora de opinar sobre los proyectos de la oposición fue un tanto esquivo e intentó restarles importancia. “Lo que vemos por ahora es un debate preliminar en el Congreso”, evaluó. Además, dijo que  “es difícil hablar de algo hipotético, (porque) lo que hay es despacho en comisión”.
Más allá de estas apreciaciones, repitió la visión del Gobierno ante la posibilidad de que se instaure la doble indemnización: “No creemos que ésta sea la herramienta, es muy extraordinaria y se usó en 2002, cuando había un desempleo muy superior al actual; no sirve para generar empleo”.  
También criticó esas iniciativas el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, al indicar que Cambiemos se opone a medidas que tienen “como objetivo sacar una ventaja política a costa de mayor desempleo”. A su vez, el ministro se mostró esperanzado en que pronto habrá resultados positivos: “Estamos convencidos de que lo que se viene en términos de inversiones en nuestro país va a generar un proceso de trabajo”.
El presidente Mauricio Macri había manifestado un día antes que estaba dispuesto a vetar el proyecto. Ese anuncio motivó una fuerte reacción sindical. Distintos secretarios generales de las CGT advirtieron que su paciencia tenía un límite. En las últimas horas se multiplicaron los contactos para dotar de más fuerza e impacto a la marcha que realizarán el próximo 29. No hay planes de modificar la locación, pero sí de sumar tropa y consignas duras.

Aurelio Tomas