POLITICA LA APUESTA DE SCIOLI

Pinamar militarizado: triplican el número de policías

Son en total 1.100 hombres que realizan operativos sorpresa. El Gobernador quiere mostrar gestión en plena carrera electoral.

PERFIL COMPLETO

Foto:Juan Obregon

Desde Pinamar. Con la mira puesta en la elección del año que viene, el gobernador Daniel Scioli triplicó la presencia de las fuerzas de seguridad en la costa bonaerense, conocedor de que el principal problema que preocupa a los veraneantes (y potenciales electores) es la seguridad.

Pinamar es una ciudad “militarizada”. Guardia motorizada, grupo de apoyo departamental, móviles inteligentes que escanean las patentes con pedido de captura, guardia urbana, brigada antinarcóticos, infantería y policías a caballo llegaron para prevenir el delito en los barrios más exclusivos de la arena bonaerense.

La presencia más fuerte está en Pinamar y Cariló. Allí Scioli pretende hacer pie ante un perfil de veraneantes que, en teoría, esquiva la boleta kirchnerista a la hora de ir a las urnas. Los operativos sorpresa se hacen en diferentes horarios, en general en Bunge y Libertador, un centro neurálgico de la ciudad de los pinos. Pero también en los accesos. Paran a todos los autos sin importar si son de baja o alta gama. Hay oficiales vestidos de negro, con escopetas largas de tres kilos y oficiales egresados del Operativo Sol, con chalecos verdes, que piden la documentación a los pasajeros.

En un operativo que presenció PERFIL detectaron a un automovilista con una escopeta en el vehículo, y sin la documentación pertinente. Desde que llegaron las “avanzadas” –así llaman al desembarco de tropas– se redujo el delito en Pinamar 85%, según fuentes oficiales. La situación hasta entonces era muy delicada. No sólo había “escruches” (entraderas en las casas para vaciarlas) sino robos calificados con armas.
Pero la saturación disuadió a los delincuentes. En plena temporada habrá en Pinamar y Cariló unos 1.100 hombres. Cada dos cuadras se puede encontrar un policía, a toda hora y en cualquier lugar. Hasta en Ostende y Valeria del Mar. Los operativos son coordinados entre la Gobernación y la Municipalidad de Pinamar.
En los barrios donde la topografía complica la vigilancia (en el norte de Pinamar y en Cariló, por los bosques y las calles circulares) hay más presencia. Esas son las zonas de mayor poder adquisitivo.

Estrategia de campaña. La inseguridad aparece en el primer lugar de las encuestas que miden las preocupaciones de los votantes. El Gobernador apuesta a mostrar presencia policial precisamente para reforzar un eje donde se define gran parte de la elección, sobre todo en Buenos Aires.
El despliegue incluye operativos de alcoholemia a la salida de los boliches pero también en la Ruta 11. El municipio de Pinamar tiene 40 mil habitantes estables. Pero en temporada la cifra se multiplica exponencialmente.
El ministro de Seguridad, Alejandro Granados, hará base en Pinamar, y alternará con Mar del Plata, pero tendrá encargados de operativos en los diferentes balnearios de la costa que le informarán de primera mano cómo se desarrolla la actividad policial.
Hay seis helicópteros policiales desplegados en los mil kilómetros de playas bonaerenses para hacer patrullajes aéreos. Y también para controlar a sus propios efectivos y detectar si están en los lugares que les corresponden.



Mariano Confalonieri