POLITICA MINISTRO DE GOBIERNO


Pisadas y una alarma, pistas de la entradera en la casa de Salvai

PERFIL COMPLETO

El otro episodio se dio esta semana, cuando ingresaron a la casa que tiene el ministro de Gobierno y mano derecha de la gobernadora, Federico Salvai. Revolvieron papeles, desordenaron los libros, desparramaron servilletas de cocina pero no tocaron ni el cuarto privado ni el vestidor. Ni siquiera se llevaron la PC del escritorio. Pero se cuidaron: usaron guantes para no dejar huellas flagrantes.
La Justicia, que en principio no había encontrado indicios, pudo relevar las dos primeras pistas: pisadas dentro de la casa y en la pared por la que ingresaron desde el techo hasta la puerta trasera. Además, se investigan las cámaras de seguridad del municipio para ver si se puede reconocer algún sospechoso.
Un dato llamó mucho la atención de los investigadores: cuando ingresaron, lo primero que hicieron fue desenchufar una alarma conectada a la central de monitoreo de la Bonaerense. Una alarma que ni el propio Salvai sabía que existía. “Estuvieron bastante tiempo, algo buscaban”, cuenta una fuente del PRO.
Como sea, Vidal obligó a su ministro de Gobierno a andar con custodia y un hombre de la Policía Federal comenzó a acompañarlo, así como se dispuso el cuidado de su departamento en Palermo, donde vive con su mujer, la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley. Jamás habían necesitado custodia.
Salvai tiene un rol clave en el gobierno bonaerense: es el armado político de Vidal desde 2008, cuando se transformó en su jefe de asesores.



Ezequiel Spillman