POLITICA

Poli advertirá en el tedéum sobre el flagelo de la pobreza

En el marco de los actos por el 25 de mayo, el arzobispo llamaría a combatir a combatir la desigualdad. Cristina, en primera fila.

PERFIL COMPLETO

Foto:Santiago Cichero

El Gobierno tiene puesta la atención hoy en la homilía del arzobispo Mario Poli, que será escuchada en primera fila por la presidenta Cristina Kirchner, durante el tedéum por la Revolución de Mayo. Una fuente oficialista, de diálogo fluido con la curia, aventuró que Poli haría un llamado a combatir la desigualdad y la pobreza, pero no se lo achacaría al Ejecutivo sino a la política en general. No tendría un discurso agresivo sino más bien conciliador. Acabar con la pobreza y la desigualdad es más un mensaje global que siempre transmite el papa Francisco, predecesor de Poli.

“A diferencia de Bergoglio, Poli no mantiene relación con los políticos ni con los sindicatos. Es un hombre muy reservado”, explicó una fuente del oficialismo que conoce de cerca al sacerdote. Por ese hermetismo, es muy posible que la jefa de Estado no sepa el contenido de lo que dirá Poli. Pero está a la expectativa. Hace ocho años que no pisa la Catedral Metropolitana. La última vez fue en 2006, cuando ella era senadora y su marido, Néstor Kirchner, presidente. A ellos les molestaron las críticas del entonces arzobispo Jorge Bergoglio. Y trasladaron el tedéum al interior del país, hasta ahora.

El tedéum arrancará, según informó la Catedral a PERFIL, a las 12. Cristina Kirchner irá caminando desde la Casa Rosada al templo, que está a pocos metros. A la ceremonia religiosa están invitados los miembros del gabinete, las autoridades legislativas, los gobernadores y el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

Más tarde, CFK recibirá el saludo protocolar de los embajadores extranjeros en la Casa Rosada. Luego se trasladará a la Quinta de Olivos. A las 16 arrancará en Plaza de Mayo el festejo por el aniversario de la Revolución y la conmemoración de los 11 años de la asunción de Néstor Kirchner como presidente. Después de recitales y espectáculos de danza organizados por la ministra de Cultura, Teresa Parodi, la Presidenta hablará al público en un discurso de corte netamente político. Esa alocución está prevista para las 19. El escenario fue montado en la puerta de la Casa Rosada. Se espera que haya fuegos artificiales y juegos de luces sobre la sede gubernamental y el Cabildo, fieles al estilo de los actos kirchneristas, con cierta influencia del titular de la Unidad Bicentenario, Javier Grosman.

El secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, delegó en la agrupación Unidos y Organizados (liderada por La Cámpora) la movilización. Pero también les pidió a intendentes y gobernadores que llevaran gente al acto. Esperan que haya una multitud. Como no hay grandes bandas convocantes, el Gobierno espera que los que concurran lo hagan por las palabras de la Presidenta. Con más hermetismo que el discurso de Poli se manejó el de la jefa de Estado. Algunos especulan con que hará un gran anuncio; otros, con que repasará los logros de la década ganada



M.C.