POLITICA

Por ahora, fracasó el proyecto para estatizar la Universidad de las Madres

Se retrasa la estatización anunciada la última quincena de diciembre por Julio Alak.

PERFIL COMPLETO

Foto:Télam

El oficialismo estaba apurado en aprobar el proyecto de estatización de la Universidad Popular de las Madres de Plaza de Mayo anunciado, con bombos y platillos, la última quincena de diciembre por el ministro de Justicia, Julio Alak y Hebe de Bonafini.

Sólo una semana antes, el 12 de diciembre del 2013, Perfil.com había publicado, en exclusiva, el plan que tenía el gobierno nacional para salvar a la Fundación de Bonafini que asciende a 200 millones de pesos. "Lo sacamos cuando la gente esté festejando" recordaba un ex contador de la Fundación que había participado de la reunión entre los encargados del fideicomiso "Ni un paso atrás" con funcionarios del kirchnerismo cercanos a Bonafini.

Además del proyecto del ministro Alak, la Fundación recibió una partida de 100 millones de pesos, adicional al presupuesto, mantuvo sus ingresos millonarios en concepto de pauta oficial por la radio de las Madres y la revista rebautizada "Ni un paso atrás" (antes se llamaba Sueños Compartidos) y consiguió ingresos extras a través del fideicomiso. Pero no todas son buenas noticias para Hebe de Bonafini. 

En la tarde de ayer, el Plenario de Comisiones del Senado no obtuvo el quorum necesario para aprobar, sin debate, el proyecto de estatización de la Universidad de las Madres que, actualmente, cuenta con tres carreras. Los senadores del interbloque FAP-UNEN no estuvieron presentes para firmar el proyecto diseñado desde el seno del oficialismo. Los representantes de la oposición esperaron fuera del Salón Eva Perón para evitar un escándalo de proporciones. Según el proyecto, el Estado debería hacerse cargo de la deuda de la Universidad que, como también publicó este medio en forma exclusiva, al igual que el resto de las instalaciones de la Fundación, incluida la calesita que funcionaba frente a sus instalaciones, durante ocho años no pagaron la luz, entre otros impuestos. "Que Hebe de Bonafini devuelva los fondos que mal gastó" declaró el senador radical Gerardo Morales, uno de los más críticos del proyecto oficialista. No fue el único. 


Mientras tanto, ex estudiantes y profesores de la Universidad denuncian aprietes, nula libertad de expresión y que el proyecto encubre el desembarco definitivo de docentes y militantes vinculados con La Cámpora y la facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata, dirigida por Florencia Saintout.

La invitada habitual de 678, premió el año pasado con el premio "Libertad de Expresión" a Hebe de Bonafini. Sin embargo, varios docentes de esa casa de estudios renunciaron tras la polémica entrevista que la Madre de Plaza de Mayo le realizó al flamante, jefe del Ejército, César Milani a comienzos del 2014. "Lo de Milani fue el punto de quiebre definitivo, el maltrato no se aguanta más" asegura una docente que prefiere mantener el anonimato. 

La historia del llamativo interés del gobierno nacional por estatizar la Universidad de Bonafini promete nuevos capítulos. 



Luis Gasulla