POLITICA CAMBIOS EN LA JUSTICIA


Por disidencias y motivos personales, el juez Farah renunció a una "Sala K"

Las diferencias con sus pares Jorge Ballestero y Eduardo Freiler podrían ser los desencadenantes de la salida. La extraña paradoja del sorteo. 


Foto:Cedoc

El juez Eduardo Farah renunció a la subrogancia que cumplía desde el 2007 en la Sala I de la Cámara Federal porteña pero se mantendrá con su cargo de titular en la sala II del Tribunal de Apelaciones a cargo de revisar fallos y decisiones en las causas por corrupción pública y narcotráfico.

"Tengo el agrado de dirigirme a Ud. a fin de solicitarle, por motivos personales, el cese de mi subrogancia como vocal de la Sala I de este Tribunal a partir del 1° de julio próximo". Esas fueron las palabras de Farah con las que solicitó su salida el 29 de junio.

Los "motivos personales", según se comenta en su entorno, pueden atribuirse a una serie de diferencias con sus pares camaristas Jorge Ballestero y Eduardo Freiler, a quien, en más de una oportunidad, se los vinculó como hombres cercanos al kirchnerismo. A diferencia de Sala II, la cual tiene una "imagen" más independiente del entorno judicial.

Sin ir más lejos, la salida de Farah de la Sala I se da en el marco de un importante cambio en la Justicia. Ayer, el Consejo de la Magistratura aprobó por unanimidad una resolución que da inicio a la realización de una auditoría a las cámaras federales penales de todo el país que tengan causas por presuntos casos de corrupción.

En ese sentido, es esta sala la que maneja causas como la de Hotesur y la misma que dispuso sobreseer a Macri de su procesamiento en 2010 por las escuchas ilegales.

Disidencia. En los últimos años, Farah votó en disidencia gran parte de los fallos suscriptos por Freiler y Ballestero en causas relevantes como Hotesur, donde se había pronunciado en minoría por ratificar al juez federal Claudio Bonadío en el caso y sus colegas, en cambio, votaron por apartarlo.

En otro fallo clave, Farah votó en minoría el año pasado a favor de reabrir la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y otros ex funcionarios por encubrimiento del atentado a la AMIA, mientras que Ballestero y Freiler la desestimaron argumentando inexistencia de delito.

Una de las últimas disidencias ocurrió días atrás cuando el camarista consideró que era “prematuro” archivar la causa una causa contra el ex titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), Martín Sabbatella, quien estaba acusado de quedarse con el 8% del sueldo de nuevos empleados contratados en el organismo oficial. Ballestero y Freiler ratificaron, en cambio, el fallo del juez federal Sebastián Casanello.

Particularidad. Según indicó DyN, tras la renuncia de Farah, se convocará, por sorteo, a un miembros de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional en caso de que haya disidencia entre ambos y necesiten un tercer voto para inclinar la balanza en una resolución.

Sin embargo, el sorteo se realizaría entre los miembros de la Sala II de la Cámara Federal, donde podría ser elegido el propio Farah o Martín Irurzun (el tercer integrante, Horacio Cattani se encuentra con una licencia extraordinaria).



Redacción de Perfil.com