POLITICA UN VINCULO HISTORICAMENTE DIFICIL


Por la offshore, se resintió la relación de Macri y su padre

En privado, el Presidente asegura que es complicado lidiar con él y que, tras largos años de terapia, terminó aceptando su forma de ser.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc Perfil

Se habían reconciliado. En especial, luego de que Franco Macri sufriera una hemorragia interna y su hijo Mauricio lo acompañara en un momento delicado de salud. Meses después, el líder del PRO lo llevó al búnker, por primera vez, donde festejó su victoria como presidente de la Nación. Pero la historia se repite: el conflicto por los Panamá Papers volvió a enfrentar al jefe de Estado con su padre.

La relación, otra vez, volvió a resentirse. Como cuando Franco dijo que no quería que su hijo fuera candidato a presidente o cuando elogiaba a Cristina Kirchner en pleno escándalo por las escuchas ilegales que tenían a su hijo involucrado.

A un mes de haber cumplido 86, el patriarca del clan Macri se mostró ayer con una furia antikirchnerista novedosa: por Twitter dijo “que Guillermo Moreno sea hoy el vocero del gobierno anterior confirma la incapacidad que siempre tuvo la ex presidenta para elegir su gente”.

De todas maneras, la causa abierta por la sociedad offshore creada en Bahamas, Fleg Trading Ltd., abrió una vieja herida entre ellos. Es por ello que en la causa en el juzgado civil 104 el Presidente la inició contra su propio padre (en la carátula de la causa con el eufemismo “otros”) para que sea él quien se haga cargo de la apertura, manejo y cierre de esa sociedad que lo salpicó en el escándalo internacional.

El Presidente había logrado una declaración pública de su padre pero, en el expediente, tuvo que pedir de manera formal que Franco entregue toda la documentación. El empresario había expresado que su hijo “sólo fue director circunstancial“ y no “percibió sumas de dinero por ocupar tal posición”.

La trama detrás de ese comunicado no fue una simple charla. “Le habíamos pedido que saliera un contador de la empresa y nos dé toda la documentación pero todo terminó con una declaración pública, son temas muy delicados familiares”, confía una fuente del entorno presidencial. En la Casa Rosada son pocos los que se atreven a hablar de ese particular vínculo. La discusión sobre cómo, cuándo y de qué manera debía aclarar la cuestión Franco generó, nuevamente, roces con su hijo mayor. En privado, el Presidente asegura que es complicado lidiar con su padre y que, tras largos años de terapia, terminó aceptando su forma de ser.

Ahora, los abogados del Presidente esperan que lleguen los documentos desde Bahamas, que se daría durante el transcurso del segundo semestre de este año. El juez Andrés Fraga ya realizó los pedidos. Sin embargo, según pudo saber PERFIL, si bien el Presidente no firmó su ingreso al directorio de Fleg Trading en 1998, firmó su desvinculación en 2009. Con lo cual, su aceptación de cargo quedó, de esta forma, tácitamente aprobada. Así, y todo, en el macrismo aseguran que no tuvo actividad comercial que permita adjudicarle un ilícito por ello. Sin embargo, la nueva herida entre padre e hijo volvió a mostrarse expuesta.



Ezequiel Spillman