POLITICA "NO SOY COMO USTEDES"

Por un contrato, Majul estalló contra Reynaldo "Seis Siete Ocho Case"

Majul respondió al periodista de Vorterix con una carta abierta en la que lanzó duras acusaciones contra la expresidenta y el empresario. Video.

Luis Majul, en La Cornisa.
Luis Majul, en La Cornisa. Foto: Cedoc

Luego de una denuncia difundida en el diario Ámbito Financiero y retomada en el programa radial del periodista Reynaldo Sietecase, el conductor de La Cornisa Luis Majul difundió una carta abierta en la que lanzó duras acusaciones contra esos medios y contra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el empresario Cristóbal López.

La denuncia habla de la contratación de la productora de Majul por parte del titular del Sistema de Medios Públicos, Hernán Lombardi, por 960 mil pesos para realizar una producción audiovisual para difundir en Tecnópolis.

Majul apuntó contra Cristina y López por estar detrás de las denuncias mediáticas y negó que se trate de una contratación "polémica" al fundamentar que los costos no fueron "para un videíto", sino para "un experiencia audiovisual sobre la historia de los últimos 40 años de la Argentina".

"Se que usted me odia señor Cristóbal López y me responsabiliza de poner bajo sospecha sus máquinas tragamonedas", señaló Majul. Y agregó: "Señora ex presidenta, con los gravísimos problemas judiciales que tiene, ¿todavía le quedan ganas de levantar el teléfono y darle órdenes a Fabián de Souza y su perrito faldero?"

"Me cuentan ex kirchneristas que usted le pidió a Cristóbal López y Fabián de Souza que no vendan los medios para atacar a Jorge Lanata, Alfredo Leuco, Nicolás Wiñaski y a quien suscribe. Me dicen que estamos primeros en la lista negra", aseguró Majul.

En medio de su descargo, Majul apuntó contra Sietecase a quien llamó "Reynaldo Seis Siete Ocho Case". "Es un periodista gris que vivió durante años a la sombra de Jorge Lanata hasta que un buen día, para tener unos segundos de fama, lo responsabilizó de ensanchar la grieta. (...). Atento y vigilante, Seis Siete Ocho Case en su programa de la radio de Cristóbal López y De Sousa, incluso preguntó al responsable de Sistema de Medios Públicos, Hernán Lombardi, con enorme envidia y mala leche, si el hecho de que se presentara un trabajo así no podría condicionar nuestra opinión sobre el gobierno. Pobre: se ve que no lo vio", lanzó Majul.

Sietecase le respondió por radio: "Me dice alguien que vio la catarsis de luisito. Vos vivís en once y vas en subte y él es millonario. No hace falta explicar más. Que nadie crea que estoy haciendo periodismo de periodistas. Majul y periodismo son términos contradictorios. Majul no es periodista. Es un emrpesario exitoso con muy buenos vínculos con el gobierno. Pero no en este gobierno. Con todos los gobiernos".

LA CARTA COMPLETA DE MAJUL:

Señora expresidenta Cristina Fernández:

Señor Cristóbal López:

Señor Fabián de Sousa:

Escribo esta Carta Abierta, dirigida a ustedes, para llamar la atención sobre las operaciones sucias que se la pasan haciendo, a través de sus medios de comunicación mal habidos, contra otros medios, periodistas y dirigentes, en general.

En este caso mintieron, una vez más, sobre el contenido de un trabajo excepcional que realizó nuestra productora. Lo hicieron a sabiendas y usando, otra vez, a sus impresentables perritos falderos disfrazados de periodistas.

Señora expresidenta, con los gravísimos y urgentes problemas judiciales y políticos que tiene: ¿todavía le quedan ganas de tomar el teléfono, darle directivas a De Sousa y a Cristóbal y ordenar operaciones contra los periodistas que la venimos investigando, a usted, a su difunto marido, a Lázaro Báez, y a los propios López y De Sousa?

Doctora Fernández. ¿Le explicaron, sus abogados, donde está parada?

Porque la elevación a juicio oral en la causa por la que usted está procesada, denominada dólar futuro, (y por la que hizo perder al Estado más de 50 mil millones de pesos) es apenas una muestra en miniatura del daño que con sus decisiones estrambóticas, le hizo al país y a los argentinos.

¿No le anticiparon, sus abogados-estrella, Eugenio Zaffaroni y Gregorio Dalbón, que muy posiblemente, antes de fin de año, el juez Julián Ercolini la podría procesar por considerarla jefa de una asociación ilícita, armada para direccionar el dinero de la obra pública a Lázaro Báez?

¿No le explicaron que más tarde o más temprano, la van a terminar condenando por su participación en la causa Hotesur y también en el expediente Los Sauces, donde su otro socio, otra vez, Cristóbal López, aparece pagándole alquileres exorbitantes por sus departamentos de Puerto Madero?

Señora: sé que a veces tiende a aislarse de la realidad ¿pero nadie le avisó que esta semana, un exsubsecretario de Obras Públicas, llamado Hugo Rodríguez, complicó más la situación de su exfuncionario, muy cercano a usted, José López, y por lo tanto también la suya, al declarar que las órdenes para distribuir y pagar obras viales las daba Néstor Kirchner, desde el Hotel Faena de Puerto Madero, mientras usted era presidenta de la Nación?

Me cuentan exkirchneristas que usted le ha pedido a de Sousa y a Cristóbal que no vendan los medios. Que mejor los sigan usando de ariete para atacar y difamar a periodistas como Lanata, Alfredo Leuco, Nico Wiñazki, a quien esto escribe, a dirigentes como Elisa Carrió y Margarita Stolbizer y a fiscales y jueces que la están acorralando.

Me dicen que nos tienen apuntados. Que estamos entre los primeros de su lista negra. Y que a los periodistas este programa, La Cornisa, usted les endilga demasiado ahínco en el seguimiento de las causas judiciales que la complican.

Me dicen que usted, Cristóbal y De Sousa, piensan que si muchos periodistas como nosotros no existiéramos, o no visitáramos Comodoro Py para informar al público sobre el trámite de las causas, su vida y la de sus socios en las sombras sería mucho mejor.

Bueno, señora: si la mentira y la difamación es el precio que tengo que pagar por ejercer el oficio que amo, no hay problema.

Solo me permito recomendarle que elija bien a los perritos falderos que trabajan para usted, Cristóbal y De Sousa. Son tan brutos, ignorantes y están tan apurados por complacerla que ni siquiera mienten bien, sino de manera burda.

Porque tuvieron que mentir feo, y multiplicar por más del doble el valor de un excelente proyecto que mi productora realizó. Lo presentaron como un “videíto”, cuando se trata de una experiencia audiovisual sobre la historia de los últimos 40 años de la Argentina; una instalación que transcurre sobre 9 pantallas distintas, con imagen independiente de cada una, y que llevó muchos meses de trabajo de realizadores, productores, montajistas, editores, músicos y sonidistas que se sienten felices de haberlo hecho.

Antes de despedirme, la invito a verlo a Margen del Mundo. Algunos dirigentes de La Cámpora tuvieron oportunidad de observarlo y de sentirlo y me manifestaron su asombro por la calidad del material. No los nombro en público para evitar que los rete.

Y una cosa más, Cristina: no somos como usted. Podemos mostrar todos los contratos, todos los números y todas las cuentas. No falsificamos la firma de nadie. No movemos millones de dólares en cuentas bancarias por miedo a ser inhibidos o embargados. No ocultamos ni disimulamos lo que hacemos. Al contrario: lo mostramos con orgullo. Porque son piezas de altísima calidad. Y además, como no nos enloquecemos por la plata, como usted, las cotizamos por debajo del promedio de mercado. Al valor adecuado. Para poder seguir haciendo cosas tan lindas como la que ustedes pretenden denigrar.

Yo le sugeriría, Cristina, que no siga insistiendo con estas operetas, porque va a volver a fracasar. ¿No se acuerda cuando ordenó tirarnos a la AFIP encima y ni siquiera pudo lograr ni una mínima imputación, porque no había razón que la justificara?

Ahora me despido de usted para ocuparme de sus socios Cristóbal López y Fabián De Sousa.

Sr López:

Se que usted me odia. Lo sé porque me lo dijo gente que hasta hace poco trabajaba dentro de su grupo.

Se que usted me considera uno de los responsables de haber puesto luz a sus prácticas empresarias, a través del libro El Dueño, cuando todavía era tan conocido.

Sé también que me responsabiliza de haber puesto bajo sospecha el funcionamiento de sus máquinas tragamonedas, de haber revelado la prepotente carta que le mandó al Presidente y de seguir en detalle las causas judiciales que ahora mismo lo atormentan.

Pero permítame decirle que nada de esto habría sucedido si usted no hubiera tenido la promiscua relación de negocios que mantuvo con Néstor Kirchner y si no se hubiera transformado en un ariete de Cristina Fernández a través de la compra compulsiva de medios que le tuvo que vender Daniel Hadad después de varias amenazas de muerte contra él y su familia.

Sé también que ahora está profundamente deprimido.

Que la decisión de la AFIP de no permitir la venta de Oil Combustibles hasta tanto no pague la deuda de 8.000 millones de pesos en impuestos que no abonó para financiar la compra de medios por más de 250 millones de dólares, lo terminó de “derrumbar” emocionalmente.

Que la decisión de Vialidad Nacional de rescindir las concesiones de los peajes de las autopistas Ricchieri y Ezeiza Cañuelas porque tampoco está pagando la deuda impositiva de 500 millones de pesos que tiene en ese rubro también lo tiene a mal traer.

Que espera con ansiedad el fallo del juez Ercolini después de que el fiscal Gerardo Pollicita pidió su procesamiento por insolvencia fraudulenta, acusado de haberse apropiado del impuesto a los combustibles.

Que aguarda que termine más o menos bien la causa que tramita una jueza en lo penal económico por haberse quedado con la plata de las cargas sociales de cientos de trabajadores de sus medios de comunicación.

¿Pero no le parece que tiene ya demasiados problemas como para pedirle a sus perritos falderos de Ambito Financiero, el mentiroso serial de la barbita candado y el gris empleado de una de sus radios, Reynaldo Seis Siete Ocho Case, que le den una manito con mentiras sobre mi trabajo?

Yo sé que mañana me va a llamar algunos de sus voceros y me va a decir que no ha sido su intención. Que la culpa la tiene el “sacado” de su socio, De Sousa. Que usted no va a las reuniones de directorio. Que usted no tiene nada que ver con C5 Miente. Que se está desprendiendo, incluso, de sus negocios con el juego. Que lo único que quiere es vender todo, quedarse solo con la constructora vivir en paz los años que le quedan.

Bien. Permitame que le dé un par de malas nuevas.

Una: es muy probable que Ercolini lo procese.

Dos: ni la AFIP ni el juez le van a aceptar un plan de pagos regular, como los que le autorizan a cualquier deudor, porque usted está considerado un deudor fraudulento.

Tres: aunque usted dice que no tiene nada que ver con los medios, dentro de poco va a tener otro dolor de cabeza, porque su socio De Sousa quiere desprenderse de entre 200 y 300 trabajadores si es que Marcelo Tinelli se toma un año sabático, como sugieren amigos del conductor.

Y cuatro: en los próximos días el Presidente va a firmar un decreto en el Boletín Oficial para subirle el canon del Casino Flotante de Puerto Madero del 20 al 35 por ciento. Se la hago corta: esto significará que los barcos deberán pagar cerca de 30 millones de dólares más por año.

Y una cosa más, Cristóbal.

Nosotros no somos como usted. No nos quedamos con impuestos para comprar otras empresas. Odiamos el negocio del juego. No tenemos que andar comprando medios y periodistas para protegernos, porque no tenemos nada que ocultar.

Es más. Cuando nos difaman de manera tan burda, intentamos no aclarar de inmediato, para no potenciar a los difamadores.

Pero una vez que los operadores sucios se toman un respiro, ponemos todos los datos sobre la mesa. Porque la gente que no es deshonesta siempre puede mostrar lo que hace.

Y es lo que vamos a hacer ahora.

La mentira comenzó cuando su diario Ambito Financiero, afirmó que nuestra productora cobró “un millón de pesos” por un “videíto” de cuatro minutos que fue exhibido de Tecnópolis.

Lo presentó como si fuera una mala acción.

Repitieron y agrandaron el falso dato el impresentable de la barbita candado, el mismo que dio ganador a Scioli y Aníbal Fernández en las últimas elecciones, y Seis Siete Ocho Case, un periodista gris que vivió durante años a la sombra de Jorge Lanata hasta que un buen día, para tener unos segundos de fama, lo responsabilizó de ensanchar la grieta.

Atento y vigilante, Seis Siete Ocho Case en su programa de la radio de Cristóbal López y De Sousa, incluso preguntó el responsable de Sistema de Medios Públicos, Hernán Lombardi, con enorme envidia y mala leche, si el hecho de que se presentara un trabajo así no podría condicionar nuestra opinión sobre el gobierno.

Pobre: se ve que no lo vio.

Se que no escucha ni ve como criticamos, por ejemplo, la política económica del gobierno de Macri.

Se ve que se estaba mirando, en retrospectiva, en su propio espejo, cuando en 2011 se transformó en director de una revista cultural llamada 32 pies, bancada por el gobierno de Santa Fe y que fue presentada en el contexto de la campaña electoral encabezada por Hermes Binner.

La revista duró un par de números. Fue un fracaso. Y su director no solo fue criticado por la manera en que la presentó “una mezcla de Crisis y de Rollings Stones” o “la primera revista cultural del Mercosur” sino también porque, teniendo su sede en Rosario, la dirigía desde Buenos Aires.

Espero que Seis Siete Ocho Case, que anda levantando el dedo como si fuera impoluto, explique eso. Y también espero que explique a sus oyentes por qué no habla con tanta indignación de los 8 mil millones de pesos de los que se apropió Cristóbal, el dueño de la radio donde trabaja.

Pero dejemos las pequeñeces y a los hombres pequeños.

Hablemos de nuestro trabajo:

No es un videíto de cuatro minutos.

Es un video instalación multipantalla que transcurre sobre nueve plasmas distintos, con imágenes independientes en cada una y que llevó meses de trabajo de realizadores, montajistas productores, editores, músicos y sonidistas.

Las imágenes se vinculan entre sí a través de siete dispositivos denominados players embebidos que a su vez, se sincronizan por medio de un protocolo de transferencia.

Más allá de la calidad artística de los realizadores, en mi opinión, los mejores de la Argentina, y la consistencia técnica, los servicios incluyeron:

· El armado y desarmado de una nave de nueve lados apta para la reproducción multipantalla.

· La insonorización completa de la nave.

· Las nueve pantallas para la exhibición

· Los 9 reproductores HD para su reproducción.

· El sistema de sonido 7.1.

· La iluminación para las gráficas y el tránsito de los visitantes.

· La guardia técnica.

· El entrenamiento de los guías.

· La construcción de una plataforma de hierro y metal desplegado con descanso y escalones para el egreso de los visitantes.

· Y, por supuesto, la cesión de los derechos de exhibición, porque se trata de un proyecto audiovisual que fue pensado para verse en este contexto y tiene propiedad intelectual, como un libro, un disco o cualquier obra de arte.

Trabajaron en el montaje, armado y desarmado de la nave, la instalación de pantallas, luces, sonidos, paneles de insonorización, cableado, guardia técnica y comunicación, más de treinta personas.

Lo pudieron disfrutar y compartir decenas de miles de visitantes entre agosto y octubre de este año.

Y todo este trabajo fue presupuestado en apenas 450 mil pesos.

Estoy seguro que debió haber sido el stand audiovisual más barato de Tecnópolis desde que se inauguró la feria, allá por julio de 2012.

En cuanto a ustedes, Cristina, Cristóbal y De Sousa: empiecen a pensar cómo van devolver los miles de millones que afirman los fiscales y los jueces que se robaron y contraten “operadores” más serios y eficientes: por el pobre servicio que les prestan, está claro que son demasiado caros.