POLITICA MIENTRAS, AVANZAN LOS PROCESOS CONTRA BOUDOU Y DE VIDO

Postergan para 2019 el juicio de las escuchas ilegales

.

PERFIL COMPLETO

El presidente Mauricio Macri tiene algo que agradecer a los polémicos “tiempos judiciales”. Durante la campaña electoral, el kirchnerismo deberá lidiar con dos juicios orales y públicos contra dos de sus principales referentes: Amado Boudou y Julio De Vido. Pero para suerte del Presidente, el juicio por las escuchas ilegales que expone el lado más oscuro de su familia y su entorno, ya no comenzará en septiembre, como estaba previsto, sino en febrero de 2019, como adelantó Ambito.  
El Tribunal Oral Federal Número 4, integrado por los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Guillermo Costabel y María Gabriela López Iñíguez, apura los trámites para iniciar los juicios orales contra Amado Boudou, por Ciccone, y contra Julio De Vido, por la tragedia de Once. Habilitó la feria para avanzar en la presentación de pruebas y poder llegar a desarrollar las audiencias antes de diciembre. Al mismo tiempo, el Tribunal Oral Federal Número 5 decidió postergar para 2018 y 2019 otros dos juicios: la mafia de los medicamentos –con incidencia directa en los aportes de campaña del Frente para la Victoria– y las escuchas ilegales, que exponen la inteligencia paralela del entonces jefe de la Policía Metropolitana, Jorge “Fino” Palacios.

Cada tribunal oral es independiente y fija su propia agenda. Pero el resultado es uno solo: cuando en la Justicia hay voluntad de apurar, se apura; y cuando se quiere postergar, se posterga. Ambas decisiones no pasaron desapercibidas. Los abogados de los acusados que irán este año a juicio ven una jugada a favor de Cambiemos. En los tribunales, aseguran que los jueces del TOF 4 vienen acelerando procesos desde 2015.
El juicio de las escuchas ilegales estaba fijado para septiembre, pero el presidente del TOF 5, Daniel Obligado, informó que será postergado para febrero de 2019. En el tribunal admiten que ni siquiera creen poder cumplir con esta nueva agenda. Es decir que lo seguirían postergando aun después de esa fecha. Aducen falta de recursos y aseguran que las audiencias por ESMA, que se celebran dos veces por semana, atrasaron la agenda. Según fuentes del tribunal, llevan más de un año escuchando a las partes leer sus alegatos.