POLITICA CUMBRE EN TANDIL

Preocupación por la economía en la trastienda del encuentro del PJ oficial

Por Mariano Confalonieri | Autoridades partidarias enviaron un mensaje de “unidad”, pero en privado criticaron las medidas y la acumulación de poder de Kicillof.

PERFIL COMPLETO

Foto:Telam

Desde Tandil | En los despachos de los gobernadores del PJ se encendió la alarma. La preocupación por el devenir de la economía se entrelaza por su inquietud por su futuro electoral. Observan con nerviosismo la brecha cambiaria, la inflación y el deterioro de otras variables como el empleo y la crisis de la industria automotriz. La salida de Juan Carlos Fábrega del Banco Central fue, para ellos, una mala señal. También, los superpoderes que la presidenta Cristina Kirchner le otorgó al ministro de Hacienda, Axel Kicillof. Y suponen que la jefa de Estado está pensando más en cómo se despedirá de su Gobierno que en llevar al oficialismo a una victoria en 2015.  Ayer, reunidos en Tandil, los gobernadores buscaron dar una imagen de unidad y apoyo pero la inquietud fue el tono dominante de todas las conversaciones.

“Hay temor por lo que podamos enfrentar en materia económica. Por cómo va a estar el dólar. Porque eso te puede llevar a una victoria o a una derrota”, le confesó un presidenciable a PERFIL. Los mandatarios piden adelantar las definiciones de candidaturas, algo de lo que en la Casa Rosada no se habla. Meses atrás, el sanjuanino José Luis Gioja, el bonaerense Daniel Scioli, el jujeño Eduardo Fellner y el cordobés José Manuel de la Sota, se reunieron en La Plata alterados por el rumbo de la economía. Después de ese encuentro, el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, se los cruzó a Gioja y a Scioli y los insultó por haberse juntado. Llenos de bronca, los mandatarios se volvieron a reunir en la casa del “Flaco” Gioja, esta vez sin De la Sota. Los llamados entre ellos son constantes. Scioli, Fellner, Beder Herrera (La Rioja), Gioja y Francisco “Paco” Pérez (Mendoza) hablan todo el tiempo.

En privado, el sciolismo presiona para que la Rosada lo apoye. También, para que resuelva quién será el candidato a gobernador. En los últimos días levantó la figura de Juan Patricio Mussi, el intendente de Berazategui, que aspira a sucederlo en el cargo. Ayer, en un encuentro de gobernadores en Tandil, se deshizo en elogios hacia Diego Bossio, director ejecutivo de la Anses, otro que aspira a la Gobernación.

Entre los que apuestan a una estrategia ganadora en 2015 está el propio Gioja. Se enfrenta contra un sector del Gobierno que pretende a Cristina Kirchner como jefa de la oposición después de que termine su mandato y a La Cámpora, que por ahora no quiere ni hablar de candidatos, porque no sienten a ninguno como propio. Ayer, José Ottavis, vicepresidente de la Cámara de Diputados bonaerense y miembro de la cúpula camporista, advirtió: “En 2015 no se gana con candidatos. Candidatos sobran, se gana con Cristina Kirchner”. Lo dijo en una de las aulas de la Universidad del Centro en las que bajaba línea a los militantes. Después, en su discurso público, no lo repitió con las mismas palabras (ver recuadro).

Otra preocupación de los mandatarios es el “día a día”. “Tienen serios problemas para pagar los salarios”, indicó una fuente cercana a la Casa Rosada a este diario. Si las provincias crujen por la falta de recursos, los proyectos presidenciales se caen con ellas. Los intendentes también están preocupados. Un jefe comunal del Conurbano le dijo a PERFIL que no saben qué hacer con el presupuesto. “Lo tenemos que presentar el 31 de octubre y estamos sujetos a los fondos nacionales y provinciales. No sabemos qué partidas contemplar”, explicó.

“Los gobernadores quieren saber hasta dónde nos va a llevar Kicillof. No tiene límites. Que haya denunciado a (Juan Carlos) Fábrega una vez que se fue rompió todos los códigos”. Los gobernadores quieren acelerar los tiempos, la Casa Rosada por ahora no acusa recibo.



Mariano Confalonieri