POLITICA

Preocupación por las hijas

PERFIL COMPLETO

La muerte de su ex esposo, Alberto Nisman, trastocó la vida de la jueza Sandra Arroyo Salgado. Quienes la conocen aseguran que teme por la seguridad de sus hijas y está lejos de mostrarse confiada y segura por la custodia oficial asignada para cuidar a su familia. 

En marzo pasado la magistrada pidió al juez Luis Rodríguez que se evalúe si su custodia y la de sus hijas era “suficiente”. Desde entonces, la intranquilidad se mantiene en el ánimo de Arroyo Salgado.

Rodríguez, titular del Juzgado Criminal y Correccional Federal Nro. 9, tiene a su cargo la investigación por las amenazas recibidas por la familia de Nisman y Arroyo Salgado en los últimos años.

Las intimidaciones llevaron a la jueza a tomar precauciones, como por ejemplo, evitar repetir recorridos entre su hogar y sus lugares de trabajo.
En el último tiempo, Arroyo Salgado se separó de su novio, Guillermo Elazar, quien meses atrás se presentó ante Luis Rodríguez y el fiscal Guillermo Marijuan, para declarar que se sentía  “inseguro” y describir dos situaciones en las que sintió que podía estar siendo vigilado. Entre otras cosas, Rodríguez investiga una serie de amenazas que Nisman y su ex esposa recibieron por e-mail entre 2012 y 2013.



C.D.L.