POLITICA ¿LLUVIA DE DÓLARES?

Qué dice el polémico memorándum que firmó el gobierno de Macri con Qatar

Una estructura offshore para "eficiencia" en el pago de impuestos y un administrador extranjero, claves en el acuerdo bilateral que alcanza los mil millones de dólares.

Mauricio Macri recibió al Emir de Qatar, Sheik Tamin bin Hamad Al Thani, en la Residencia Presidencial de Olivos el 28 de junio de 2016.
Mauricio Macri recibió al Emir de Qatar, Sheik Tamin bin Hamad Al Thani, en la Residencia Presidencial de Olivos el 28 de junio de 2016. Foto:Perfil.com
Una estructura offshore para la "eficiencia" en el pago de los impuestos y un administrador extranjero. Estas dos cuestiones son algunas de las tantas que llaman la atención en el tratado comercial que firmaron la Argentina y Qatar el 6 de noviembre, a través de dos actores: el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de ANSES y Qatar Investment Authority (QIA).
   
¿Cuándo empezó esta historia? Ambos países comenzaron a analizar inversiones el 28 de julio de 2016, a raíz de la reunión del Emir de Qatar, Sheik Tamin bin Hamad Al Thani, con el presidente Mauricio Macri en la Quinta de Olivos. Desde ese día, las negociaciones avanzaron sin pausa. Macri retribuyó la visita en una escala antes de arribar a China para la cumbre del G-20, en septiembre de este año. Esa segunda reunión sucedió en Doha, Qatar.
    
Finalmente, el 6 de noviembre el director del FGS, Luis María Blaquier, puso la firma para el "Memorandum Of Understanding (MOU)". El anuncio fue realizado por la vicepresidenta Gabriela Michetti junto al CEO de QIA, el Sheikh Abdullah bin Mohammed bin Saud Al Thani, en una sala del hotel Shangri-La. De la comitiva formaron parte la propia Michetti; el asesor del Presidente en Inversión Extranjera, Horacio Reyser; el director general de Relaciones Internacionales del Senado, José Ortiz Amaya, y la embajadora argentina en Doha, Rossana Cecilia Surballe. Uno los asistentes llama la atención: en el encuentro estuvo el tenista retirado Gastón “Gato” Gaudio, amigo del Emir.
   
El acuerdo se dio a conocer el mismo mes en que Cambiemos logró aprobar en el Congreso la ley que establece un régimen de participación público-privada (PPP) para desarrollar obras de infraestructura. Se trata de otra de las medidas que buscan atraer la proverbial "lluvia de inversiones" que prometió el oficialismo y, hasta ahora, viene resultando esquiva.
   
Los detalles del pacto. Además de la creación del fondo de inversión con QIA, el Gobierno acordó con Qatar un acuerdo bilateral de inversiones. El objetivo de este tipo de tratados es la protección de las inversiones de manera recíproca. Michetti firmó en representación de la Argentina y el ministro de Economía y Comercio qatarí, Sheikh Ahmed bin Jassim Al Thani, lo hizo por el país asiático.
   
El acuerdo confidencial que firmaron Blaquier y Abdulla Bin Mohammed Bin Sayd Al Thani, por parte de QIA, se aboca a inversiones en infraestructura en la Argentina y tiene varios puntos controvertidos, según pudo comprobar PERFIL, que accedió en exclusiva al tratado completo. El más llamativo es el apartado 3, que habla de la estructura que tendrá el fondo de mil millones de dólares. En el punto 3.3, se explicita que la estructura se discutirá entre las partes y el gerente externo del fondo con "una estructura offshore".
   
El documento, que está firmado en inglés en su totalidad, menciona además cláusulas de confidencialidad entre las partes; la realización de una “lista corta” de posibles empresas internacionales para administrar el fondo, y que este administrador tendrá “derechos de inversión discrecionales completos”. Otros actores podrán invertir en el fondo y habrá una apertura total en caso de posibles expropiaciones, restricciones a transferencias de recursos o de moneda, agrega el texto.
   
Offshore. El punto 3 del convenio se refiere a la estructura del fondo que crearán en conjunto QIA y el FGS. Una de las partes indica: "La estructura del fondo y cualquier otro fondo paralelo, será discutido entre las partes, en conjunto con el gerente (...) sujetos a los derechos legales, fiscales, reglamentarias y comerciales de cada una de las partes, con miras a garantizar una mayor eficiencia fiscal, incluida la provisión de una estructura offshore para invertir por parte de QIA en activos en la República Argentina, si se determina que es necesario o conveniente".

Este fragmento solo menciona la posibilidad de que se constituya una estructura offshore, uno de los puntos más controvertidos del acuerdo. Sin embargo, desde el Poder Ejecutivo confirmaron a PERFIL que la offshore es un hecho. Según pudo saber este portal de fuentes del FGS, la decisión se debe a que "no invierten los fondos qataríes directamente, sino que son fondos espejos; cada uno aporta su jurisdicción".
    
Si bien constituir una firma offshore no es ilegal, llama la atención la facilidad con la que el gobierno argentino accede a un punto que pone en duda su libertad jurídica. Después de Panamá Papers y los debates en torno al uso de paraísos fiscales, inclusive por parte del mismo Presidente Macri y su familia, es llamativo que sigan al pie de la letra el libreto de los fondos de inversión qataríes, sobre todo para un acuerdo entre dos estados soberanos.
   
Gerente extranjero. En el punto 2, se detalla el "nombramiento de un gerente" independiente o de tercer partido ("Appointment of a Third Party Manager"). Allí se deja en claro que antes de hacer pública esa información, ambas partes deben consensuar una "lista corta de candidatos" para luego "acordar entre ellos quien de todos se hará responsable". Según supo Perfil, en las negociaciones previas a la firma se mencionó a Blackstone, KKR, Ashmore, CITI, Blackrock y Macquarie.
    
Todo el poder. El punto 2.4 remarca que el gerente tendrá “derechos de inversión discrecionales completos del ámbito de la estrategia de inversión aprobada del Fondo”; que otros actores podrán invertir en este y poseerá cobertura total en caso de posibles expropiaciones, restricciones a transferencias de recursos o de moneda.
   
Quiénes entran. En el punto 3.9 se establece quiénes pueden suscribirse al Fondo y menciona a "QIA contribution"; "FGS Contribution" y "Manager Contribution" y "Third Party Contributions". Sin embargo, en este primer acuerdo, no se definió aún quién pondrá cada parte de los primeros mil millones. "El administrador del Fondo podrá invertir, es cierto, pero no suele ser mucho, sino unos 10 millones de dólares", graficó una fuente del Poder Ejecutivo que estuvo al tanto del minuto a minuto de las negociaciones. "¿Y otros contactos que se acerquen a través de este administrador?", preguntó Perfil. "Seguramente se establezca un mínimo de 50 o 100 millones de dólares".
    
¿Doble imposición? Según pudo saber este portal, el acuerdo se complementaría en los próximos meses con la firma de un nuevo acuerdo de "doble imposición" con Qatar, como ya se pactaron con otros países. Esto evitaría que se pague el mismo impuesto dos veces en ambos países.
   
Fondo y QIA. El Fondo de Garantía de Sustentabilidad fue creado en 2008, cuando el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner estatizó las AFJP. Tiene acciones de más de 40 empresas por un valor aproximado de 90.000 millones de pesos.

Por su parte, el Qatar Investment Authority es el Fondo Soberano de Inversión de Qatar. Fue creado en 2005 para gestionar los superávits que obtuvo el pequeño país árabe por la industria del petróleo y gas natural. 

Se estima que QIA sostiene activos que sobrepasan los $60.000 millones de dólares. Entre otras inversiones, mantiene el 17% del total de las acciones preferentes de Volkswagen, parte de Miramax Films de The Walt Disney Company y el 70% del capital del club de fútbol Paris Saint-Germain.