POLITICA

Qué se dijeron Lanata y los fiscales del caso Campagnoli

Los detalles de la declaración del periodista y conductor de Periodismo para Todos. Qué le dijo a un fiscal Villate sobre Lázaro Báez.

Foto:Cedoc Perfil

El fuerte cruce entre el periodista Jorge Lanata y los miembros del Tribunal de Enjuiciamiento que deberán decidir si destituyen al fiscal José María Campagnoli tuvo momentos de gran tensión cuando uno de los fiscales acusadores, Adolfo Villate, le preguntó si chequeó la información que emitió en su programa que derivó en la declaración testimonial del periodista en la fiscalía de Saavedra, a cargo de Campagnoli.

Campagnoli es juzgado por supuesto mal desempeño luego de que la procuradora Alejandra Gils Carbó decidiera separarlo de su cargo por investigar al empresario kirchnerista Lázaro Báez, en diciembre del año pasado.

“Nos interesaba el rol de Leonardo Fariña como financista y su relación con un millonario del sur. Estuvimos un año y medio trabajando en esto”, empezó su relato Lanata. “Nos llamó la atención que en su casamiento (con Karina Jelinek) asistió el GEOF como custodia. En un primer diálogo, me encuentro con Fariña en mi casa. Nos dice sin dar nombres que ‘su jefe’ le había cortado la línea, pero que si no lograba recomponer la relación, el lunes contaba todo”. “Desaparece, pensamos que nos había negociado. Un mes o dos después nos viene a ver Fariña y le ponemos la cámara oculta. Da un montón de datos más, pensábamos que era Cristóbal López, no Lázaro Báez”, continúa.

“Luego, logramos que Federico Elaskar, hablara, y le dio a Nicolás Wiñaski papeles originales de Teegan, y dijo que tenía papeles de Máximo Kirchner”. “Toda nuestra investigación se ve respaldada ahora cuando la Justicia suiza le pidió a Casanello un exhorto para que ayudara con la investigación”. “Elaskar dice que fue extorsionado y que Pérez Gadín lo obligó a vender”, explicó. “Yo no lo conocía al fiscal Campagnoli. Una semana después fui a declarar a la fiscalía de Saavedra y ahí lo conocí. El 23/5, en el programa Telenoche, exhibo un dictamen de él que se consiguió desde la Justicia Federal, que es lo que cubren los periodistas. No teníamos vínculo con la fiscalía”, relató.

“Fariña necesitaba lavar entre cincuenta y sesenta millones de euros y lo busca a Elaskar, quien le arma una ingeniería financiera con cincuenta empresas a través de su cueva, donde se lavaba plata de corrupción política (La Rosadita). Hay una triangulación de bancos, de operaciones entre Panamá, Uruguay y Suiza. Se pelean entre sí y como parte de eso, pierde su oficina y lo amenazan de muerte. Por eso se fue a Estados Unidos un año. Cuando vuelve, pasa todo esto”, explicó Lanata.
Luego de mostrar el video de Telenoche, el fiscal Villate le pregunta al periodista si chequeó la información, quien respondió, molesto, con un ataque: “¿Qué se siente defender a Lázaro? ¿Paga bien?”. “Intento ayudar al testigo”, le aclaró el fiscal. “Bastante lo está ayudando a Lázaro. ¿Cómo se siente?”, retrucó el periodista.

Luego el fiscal general Daniel Adler, presidente del tribunal, interrumpió y preguntó si la plata en cuestión venía del supuesto lavado de dinero y si recordaba otra denuncia. El periodista respondió: “Las denuncias son contra Austral Construcciones, por corrupción pública. No recuerdo ninguna puntualmente. Si me da tres o cuatro días se las paso por mail”, chicaneó Lanata.

La acusación a cargo de Marcelo García Berro y Villate intentaba demostrar que Campagnoli pasó información (a periodistas) y “distorsionó” una causa. La postura la compartió Ernesto Kreplak, vicepresidente del tribunal y representante del Poder Ejecutivo. Cuatro de los siete miembros del tribunal responden a la agrupación Justicia Legítima, enfrentada a la Corte Suprema y alineada con el Gobierno, que es impulsada por Gils Carbó y el ministro de la Corte Eugenio Zaffaroni.

Cómo sigue la causa

El próximo martes y miércoles serán dos días clave para el futuro del suspendido fiscal Campagnoli. Sucede que serán las audiencias en las que podrá defenderse de lo que se lo acusa. Después de escuchar sus argumentos, el Tribunal tendría quince días para resolver la situación del magistrado, acusado de mal desempeño luego de haber investigado a Lázaro Báez por presuntas presiones hacia el financista Federico Elaskar, para quedarse con La Rosadita.

El tribunal que acusa a Campagnoli podría tomar una decisión sobre el futuro del magistrado el mismo miércoles, una hora después de terminado el juicio político, explicaron voces judiciales. Si lo destituyeran, podrá iniciar el pleito en la Justicia contenciosa y pelear por recuperar su cargo si logra que la Corte Suprema le dé el aval para hacerlo.



Natalia Aguiar