POLITICA


Quién era Horacio Quiroga, el primer arrepentido de la Ruta del dinero K

El empresario tucumano, de 65 años, convivió con el poder de Lázaro Báez durante los tres años que condujo sus petroleras. El vínculo con Néstor, el desalojo, y el miedo después de hablar.


Foto:Cedoc

Horacio Quiroga fue el empresario de 65 años que hoy apareció sin vida en la bañera de su departamento de Recoleta, en una causa que quedó caratulada como "muerte dudosa".

¿Quién fue este empresario y por qué tuvo un importante rol en los comienzos de la causa de la ruta del dinero K? Quiroga fue titular de dos petroleras de Lázaro Báez, "Epsur" y "Mishar", hasta noviembre de 2010.

En 2007 conoció al socio de la familia Kirchner, cuando empezó a asesorarlo en su empresa de obra pública, Austral Construcciones, la cual continuaba creciendo por los beneficios de concesiones y licitaciones que el anterior gobierno le facilitaba en Santa Cruz.

Luego de tres años de ya no estar a cargo de las petroleras y no mantener contacto con el ahora detenido Báez, el empresario se volvió un "arrepentido" y decidió salir a contar todo lo que sabía del empresario y su vínculo con Néstor y Cristina Kirchner, en una entrevista con la revista Noticias, en 2013.

En ese reportaje, Quiroga adelantaría que vio "los siete millones de dólares que Kirchner (Néstor) le dio a Báez". "Los contaron arriba de una mesa", sostuvo. Además, aseguraría que nunca fueron íntimos amigos, pero compartieron infinidad de cenas, reuniones de trabajo y hasta asados en la chacra del empresario en Río Gallegos.

Por otro lado, reveló que esa plata llegó a Austral y le dijeron que era para una de las petroleras, pero que nunca ingresó ni se contabilizó esa plata. "Era un préstamo personal", sospechaba el testigo.

Cuando el titular de las petroleras empezó a presionar para que se invierta el dinero en un proyecto, fue desligado de ambas sociedades y nunca supo más de Lázaro ni nadie de sus allegados.

Por último, Quiroga le reclamaba protección policial a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner porque tenía mucho miedo por su vida: "Le pido a la Presidenta que por favor tenga la amabilidad de dar instrucciones a los servicios de seguridad de que protejan a mi familia por lo que pudiera venir después de esta entrevista”, exigió.

Luego de dar estas declaraciones, se presentó ante el juzgado federal de Sebastián Casanello y ratificó lo que dijo en la revista Noticias, asegurando que "Báez recibía órdenes de Néstor Kirchner", en una denuncia que había presentado la diputada Elisa Carrió.

Por todas estas declaraciones, Horacio Quiroga fue el primer empresario testigo que habló del vínculo societario entre Néstor Kirchner y Lázaro Báez.

Tras esa entrevista reveladora, el empresario fue desalojado de su departamente de Puerto Madero con el motivo del vencimiento de un contrato, aunque él acusaba que "en realidad es un desalojo de Lázaro Báez por lo que yo le conté a Noticias”.

Quiroga nació en Tucumán, tenía 65 años y su acento mezclaba su infancia tucumana con tonadas salteñas, donde vivió algunos años por el trabajo de su padre ferroviario. Nunca levantaba la voz y por momentos se mostraba ingenuo: decía que su perfil era estrictamente técnico.

Licenciado en Relaciones Internacionales y especializado en energía, Quiroga llegó a Báez por consejo de Julio Enrique Mendoza, presidente de Austral Construcciones. Durante más de 3 años y medio, el hombre fue protagonista privilegiado del imperio económico forjado por Báez y de la relación del empresario K con el ex presidente.

Su muerte aún es una incógnita, aunque no descartan la posibilidad de que a raíz de problemas respiratorios haya caído y sufrido un golpe en la cabeza.



Redacción de Perfil.com