POLITICA

Quién es Mariano Martínez Rojas, "el salvador" de Szpolski y Garfunkel

El empresario correntino habló con Perfil.com sobre su sorpresiva compra de los medios K. Deudas bancarias y estructura empresarial.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Un joven empresario correntino, que debutará en medios de comunicación, se convirtió hoy en el artífice del “milagro” para los socios Sergio Szpolski y Matías Garfunkel, que se deshicieron de dos de los medios deficitarios del Grupo 23, Tiempo Argentino y Radio América.

Se trata del correntino Juan Mariano Martínez Rojas, de 37 años, y titular del Grupo M de Luxe, flamante propietario del diario y la radio. Tanto Szpolski como Martínez Rojas confirmaron a Perfil.com la operación.

“Recién acabo de firmar todos los papeles, no voy a dar comentarios de la operación, sí te puedo decir que se adquirieron los dos medios del Grupo 23 en el día de la fecha”, confirmó Martínez Rojas, en diálogo con este portal. Según trascendió, la venta alcanzó los 2.3 millones de dólares, aunque fuentes cercanas al correntino aseguraron que no supera el millón de dólares y que se haría cargo del pasivo que dejaron Szpolski y Garfunkel ante los empleados.

Perfil empresarial. Martínez se convirtió en un debutante en el rubro de los medios de comunicación. Tiene antecedentes como asesor empresarial en grandes eventos, espectáculos y representación de equipos de polo.

El empresario posee cuatro propiedades, dos en Corrientes y dos en la Ciudad de Buenos Aires. En una de ellas, ubicada en la calle Figueroa Alcorta, tiene radicado el Grupo M de Luxe

Si bien insistió en remarcar su solvencia económica, el nuevo dueño de Tiempo Argentino y Radio América presenta una alarmante calificación de riesgo crediticio. Según registros del Banco Central, su puntuación en Santander Río es de nivel 3.

De hecho, al día de la publicación de este artículo, Martínez Rojas posee con una deuda de 143 mil pesos. “Son movimientos de cuentas bancarias, si entrás el 30 de enero vas a ver que no hay ninguna deuda”, prometió. “No se preocupen, tengo una muy buena línea de créditos”, contestó a Perfil.com

En los registros comerciales de Martínez figuran movimientos de paquetes accionarios de las empresas BTH, Torre SRL y BBDO SRL con los que desarrolló diversos negocios en rubros tales como prestación de servicios inmobiliarios, publicitarios y compra-venta de bienes.

Denuncias y contradicciones. En 2013, Martínez Rojas, su esposa y su hermano fueron denunciados por el delito de estafas reiteradas y asociación ilícita por un monto que, según medios de Corrientes, supera los 10 millones de pesos en la compra de autos de alta gama, la comercialización de obras de arte y operaciones inmobiliarias. En horas de la tarde, el empresario había negado en diálogo con Perfil.com haber realizado negocios en el rubro automotor. “Soy fanático, pero nunca compré ni vendí autos”, dijo.

Sin embargo, en la noche, su abogada dio una versión distinta a este portal. “Efectivamente Martínez Rojas fue denunciado por estafas en autos, pero son denuncias falsas”, respondió. “Sí, se dedicó a la compra y venta de autos pero nunca estafó a nadie”, continuó.

Si bien la letrada ya presentó el pedido de sobreseimiento, la denuncia le ganó un curioso apodo al empresario: medios locales lo mencionan como “el Fariña correntino”, en referencia al valijero K, Leonardo Fariña.

La denuncia había sido efectuada por el abogado penalista Ernesto “Tito” González, conocido públicamente por su participación en distintas causas mediáticas. En julio de 2015, el letrado fue asesinado a balazos por un cliente que luego se suicidó.

El Grupo M de Luxe, acorde a su propio testimonio, organizó shows y recitales en sociedad con el gigante Ticketek del grupo mexicano Maná y el cantante puertorriqueño Ricky Martin, entre otros.

Si bien aún se desconoce cuánto sería el monto de la deuda total de Tiempo Argentino y Radio América, Martínez se convirtió de esta forma en el “salvador” de Szpolski y Garfunkel, que resistían un fuerte conflicto gremial por salarios adeudados.

 

 

(*) De la redacción de Perfil.com.



pcaruso