POLITICA

Quiroga vuelve con todo: "Con CFK hay impunidad y mayor corrupción"

Aunque asegura tener "miedo", la exasistente de Néstor Kirchner denuncia "maniobras" para callarla. La "falta de pudor" de Cristina.

Foto:Cedoc

La exsecretaria de Néstor Kirchner, Miriam Quiroga, aseguró que teme por su vida desde que le ofrecieron ingresar al Programa de Protección de Testigos. Cambió la custoria armada de la Policía Federal por la Metropolitana y aseguro que con Cristina creció la impunidad y la corrupción.

En diálogo con La Nación y tras la publicación de su reciente libro "Mis años con Néstor y todo lo que vi", la exdirectora de Documentación Presidencial de la Casa Rosada, afirmó: "Estoy ante la incongruencia de que el mismo Gobierno al que denuncio, me quiere proteger".

Quiroga explicó: "Mis miedos más fuertes tienen que ver con la oferta del director del Programa de Protección de Testigos del Ministerio de Justicia, Darío Díaz, que responde en línea directa a la Rosada. Esta persona me llenó de miedo. (...) Cuando le digo a este funcionario que mi hijo Emiliano no va a entrar al programa, me dice que su vida podría correr riesgo por el hecho de ser mi hijo". "Es una maniobra para seguir metiéndome miedo. Para que me calle la boca", aseveró.

"Tuve miedo cuando quedé fuera de mi trabajo y del Gobierno, y de la manera en que fui sacada y porque tuve, en muchas ocasiones, amenazas; gente que me controlaba. Y me preocupaba porque eran mensajes muy intimidatorios", relató la mujer. "Una vez que me hago pública, en el programa de Lanata, me sentí más tranquila. Llegué al programa de Lanata con muchos miedos y salí con custodia", contó. Según detalló, la custodia fue gestionada por la diputada Elisa Carrió ante el juez Julián Ercolini. Desde entonces, dos hombres armados la acompañan permanentemente.

La exsecretaria de confianza del expresidente denunció que tiene el "teléfono pinchado". "Me preguntaron por el libro, están esperando para ver qué cuento", dijo.

Mensaje. Respecto del poder y el actual Gobierno manifestó: "Hoy, con Cristina, hay mucha impunidad y mayor corrupción. Hay falta de pudor. La sensación que tienen los funcionarios actuales es que nadie les va a decir nada porque están en el poder y porque tienen un respaldo fuerte, desde arriba". "La corrupción está hoy en todos los niveles, incluso en las líneas de abajo", fustigó.

"Cuando Néstor llegó (a la Presidencia), decía que allí donde se tocaba, había pus. La paradoja es que ahora hay mucha más pus que cuando él llegó", ironizó.

Ante la pregunta de por qué no denunció antes la corrupción de la cual ella mismo fue testigo, se defendió: "Comencé a ver todo, a dimensionar lo que sucedía, incluida la corrupción, a partir de que me echan. Tomé conciencia de qué significaba todo eso. Los bolsos los vi antes, es verdad. Y me los dieron para los pese. Pero sinceramente yo no pensaba en ese momento qué significaba aquello. Haber tomado distancia, ya fuera del epicentro del poder, me hizo resignificar esas cosas. ¿Por qué llegaban esos bolsos al primer piso de la Rosada, y pasaban de una oficina a otra?".

La exempleada kirchnerista se refirió además al "esquema de negocios del poder con Cristina". "Los Eskenazi ya no están", dijo. "Se está tratando de sacar a la gente de Electroingeniería. Se están armando otras empresas, nuevas, donde participa la gente que está hoy. La Cámpora ya está en todas las áreas para controlar. Se desarman empresas para armar otras; esto funcionó así siempre", remarcó.


Redacción de Perfil.com